Motochorros: ponerle punto final a la puerta giratoria

Pese a los innumerables reclamos, el problema de los motochorros no solo está lejos de quedar superado en vastas zonas de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, sino que, por el contrario, es realmente escandalosa la tendencia en alza que registra este tipo de delitos.

El dato que resultó más preocupante en los últimos días es que, según estadísticas recientes, el 90% de los delincuentes detenidos que ejercen esta modalidad son liberados, como máximo, a las 48 horas y está comprobado que vuelven a delinquir apenas recuperan la libertad.

Por eso tiene especial importancia la instrucción realizada a los fiscales federales y nacionales, que además tuvo el respaldo explícito del presidente Macri , de restringir las excarcelaciones de detenidos por robos reiterados y con hechos de violencia. Esta medida para terminar con esa indignante “puerta giratoria” tiene su origen en la resolución del procurador general de la Nación, Eduardo Casal, en la que manifiesta su oposición al uso de la probation para beneficiar a los llamados motochorros y a otros responsables de delitos de gravedad. El procurador destacó que los fiscales deben prestar especial atención a formas de criminalidad “con una tendencia a la repetición mecánica del delito en períodos relativamente cortos, lo que permite distinguirlos de la simple delincuencia ocasional”.

En los fundamentos, Casal citó estadísticas elaboradas por el mapa del delito de la ciudad de Buenos Aires, que detallan un incremento en 2018 del 3% respecto de 2017 en las denuncias por ataques originados en esta modalidad delictiva. Según ese informe, en 2018 se registraron 70.648 asaltos y los robos con motos involucradas se incrementaron más del 10% en los últimos dos años.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, donde esta clase de delitos también es habitual, se llevaron a cabo acciones para controlar este flagelo y, en este sentido, las autoridades bonaerenses informaron que en una semana se detuvo a más de 900 personas, se secuestraron 943 motos, 425 automóviles, muchos de los cuales estaban vinculados al crimen, se incautaron 38 armas de fuego, 10 armas blancas, seis kilogramos de estupefacientes y se esclarecieron 732 delitos.

El modo de operar de los motochorros se ha distinguido siempre por la violencia y, por lo general, suele producir lesiones en el momento del ataque a sus sorprendidas víctimas. En los últimos días se han conocido nuevas tácticas de estas bandas delictivas para buscar impunidad; concretamente, adquieren motos que ponen a nombre de integrantes del grupo que no participan de los asaltos, lo cual les permite a estos recuperar el rodado cuando los arrebatadores son detenidos.

Uno de los hechos más violentos de los últimos tiempos se registró anteayer en pleno centro porteño cuando seis delincuentes en moto atacaron a un automovilista. Hicieron estallar los cristales de las ventanillas para llevarse un bolso con dinero, dejando herido al conductor.

Es de esperar que se cumpla con la trascendente resolución oficial que apunta a terminar con las rápidas excarcelaciones de los delincuentes, al tiempo que es necesario que se continúen e intensifiquen los operativos policiales preventivos que permitan desactivar la impunidad con que se han manejado hasta el presente.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!