Morat pone a bailar a Madrid de la mano de Aitana

Si hay algo que transmite Morat en cuanto pisa un escenario es energía y buen rollo. Esta banda formada por cuatro amigos, Juan Pablo Isaza, Juan Pablo Villamil, Martín Vargas y Simón Vargas, disfrutan tanto sus canciones que es muy difícil no dejarse contagiar por su espíritu, una mezcla de fiesta pop y verbena veraniega. El pasado domingo, cerca de 15.000 personas de todas las edades, desde parejas a grupos de amigos pasando por familias con niños, bailaron al ritmo de los temas de los colombianos en el madrileño Wizink Center. La pista del antiguo Palacio de los Deportes estaba llena de unas sillas que, en cuanto empezó a sonar entre confeti y fogonazos «Maldita costumbre», apenas se usaron.

«Nuestra carrera comenzó en Madrid, es un sueño estar aquí, así que daremos el mejor concierto de nuestra vida», prometieron este grupo de amigos colombianos que se presentaron al mundo en este mismo escenario hace cuatro años de la mano de Paulina Rubio con «Mi nuevo vicio». Continuaron con otro de sus grandes éxitos, «Cuando nadie ve», al que siguieron «Amor con hielo» y «Acuérdate de mí», entre otros. Estos amigos que componen y tocan juntos desde el colegio, estaban exultantes por tocar en «su segundo hogar»: «No hay tantos lugares que nos hayan visto tocar en bares ante 100 personas, solo Bogotá y Madrid», recordaban.

Entregados al público español, incluso se atrevieron con el flamenco, con la ayuda y el permiso de Ketama. Y explicaron el origen de «El embrujo»: «Pedirle a un colombiano que haga flamenco es como pedirle a un chino que haga salsa, pero no le podíamos decir mentiras a esta canción, que tiene un colorcito flamenco», contaban mientras cambiaban bajos, guitarras, banjos y ukeleles por guitarras españolas.

Tras cantarle a los amores imposibles y a los corazones rotos con «Sé que te duele» y «Otras se pierden», llegó la canción más esperada para los más pequeños (y los que no lo son tanto): «Yo contigo, tú conmigo», tema central de «Gru 3, mi villano favorito». Para otro de sus duetos, «Presiento», los colombianos se habían guardado un as en la manga. Y es que en cuanto comenzaron a sonar los primeros acordes de la canción subió al escenario Aitana, que se llevó una de las mayores ovaciones de la noche. «Está canción ha forjado una amistad muy bonita», reconocía ella.

Antes de que llegase «Cómo te atreves», lo que parecía el fin de fiesta, los integrantes de Morat demostraron su versatilidad, y ni el bajista Martín Vargas se libró de cantar al ritmo de «No se va». Tras una pausa, el grito unánime de «otra, otra» devolvió a los jóvenes amigos al escenario para interpretar su traca final, con más fuego y confeti: «Mi nuevo vicio», «Yo no merezco volver» y «Besos sin guerra». Así cerraron la primera parada de una gira que seguirá en Valencia, Barcelona y Sevilla, con doblete.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *