Modric, felicitado por la plantilla al dar una lección mundial de deportividad

Guardar

Luka Modric es un se√Īor del deporte que habla poco, pero cuando habla lo hace bien, con criterio, sin espinas. Y su comportamiento es ejemplar. En Barcelona, en el barcelonismo y en el Barcelona se ha reconocido esa deportividad de un jugador del eterno rival que ha roto moldes con su actuaci√≥n. El mediocampista del Real Madrid no estaba ni nominado al Bal√≥n de Oro un a√Īo despu√©s de obtenerlo y acudi√≥ a entreg√°rselo a su sucesor, el gran futbolista del m√°ximo rival.

En Barcelona y en el Barcelona se ha ensalzado el comportamiento ejemplar de Modric, que no estaba ni nominado al Balón de Oro y acudió a entregárselo a su sucesor en el trono, el líder del máximo rival. Cristiano y el propio Messi deberían aprender y tomar nota

Cristiano no acude a la gala del Bal√≥n de Oro porque no gana. Este a√Īo se justific√≥ con la entrega de premios de la Liga italiana, que le eligi√≥ el mejor, pero no se justifica. El portugu√©s ya ha faltado en otras ocasiones cuando no venci√≥.

Messi, ganador ahora, tambi√©n ha faltado en algunas ocasiones, cuando quien gan√≥ fue el luso. Luka Modric, que triunf√≥ el a√Īo pasado, les ha dado una lecci√≥n a los dos.

El croata , √ļnico Bal√≥n de Oro actual en la plantilla blanca, ha pasado de conseguir ese galard√≥n en 2018 a no estar ni en la lista de nominados. Y acudi√≥ a Par√≠s para entregar el premio a su sucesor.

No deber√≠a ser noticia este gesto deportivo. Lo es porque en este mundo de egos incontrolables, infinitos, donde las estrellas se creen que son √ļnicas y que el mundo cambi√≥ con ellos, este eso no es lo normal. Ni Cristiano ni Messi han ido a todas las galas. Cuando han perdido, han faltado. M√°s Cristiano que Leo, pero el argentino tambi√©n se escap√≥ varias veces al no ser el primer premiado. Est√°n mal aconsejados y se dejan aconsejar. Modric, sin consejeros, les dio una lecci√≥n para siempre.

El centrocampista croata viaj√≥ en su d√≠a libre, de manera privada, para entregar el Bal√≥n a Messi, al l√≠der del eterno rival.¬† Y le dijo: ¬ęEnhorabuena, te lo mereces¬Ľ.

Ha sido la guerra cainita que Guardiola y Mourinho encabezaron la que generó esta guerra de egos que acabó en la falta de elegancia de Cristiano y de Messi.

Modric la rompi√≥ en Par√≠s. Y abre un sendero de recuperaci√≥n de la deportividad, por encima de esta lucha de personalismos exagerados. Messi deber√≠a entregar el premio el pr√≥ximo a√Īo, si no lo ganara, a su sucesor. Modric ha sembrado. Y dejar√° a muchos en evidencia si no contin√ļan su camino.

En evidencia ha dejado a Cristiano y a Chiellini. El a√Īo pasado, Mendes y la familia de Cristiano demostraron su falta de deportividad m√°s absoluta al decir que el Bal√≥n 2018 lo merec√≠a¬† Cristiano y no Modric, que fue su compa√Īero hasta unos meses antes. Ahora, el croata ha dejado tambi√©n en evidencia al zopenco de Chiellini, que ha dicho que el Real Madrid ¬ęcompr√≥¬Ľ el bal√≥n de 2018 para Modric, con el fin de quit√°rselo a Cristiano. Acusaci√≥n grave e irresponsable, que viene a decir que el Real Madrid compr√≥ los votos de periodistas de todo el mundo para eso.

Mientras Chiellini quita méritos y desprecia a Modric, el croata le da una lección en toda regla.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!