Mirar la realidad desde el corazón de Madrid

Madrid se convierte en una capital internacional del arte. La ciudad es el epicentro de una de las mayores Feria de Arte Contemporáneo, pero la fiesta cultural no se celebra en su totalidad en Ifema. CentroCentro, un espacio dedicado a este tipo de plástica en la misma sede del Ayuntamiento, alberga estos días cuatro proyectos de artistas que también participan en ARCO.

Rubén Grilo es uno de ellos e Indigo Eye el nombre de su exposición. Enmarcada dentro del proyecto comisarial anual de Sonia Fernández Pan, el autor pone la mirada sobre el chocolate, un elemento que, al ser moldeable, tiene una identidad reconfigurable. También puede adoptar forma de moneda y es aquí donde reside la reflexión: Cómo un alimento asociado a un goce o deseo puede transformarse con un molde hasta que adquiere valor, llegando a ser, incluso, un método de pago en el pasado. La obra se puede visitar todos los días durante ARCO, de 10:00 a 20:00 horas, en la quinta planta de CentroCentro, mismo horario que las tres exposiciones siguientes.

«Tramas también encaja con una de las voluntades del espacio cultural: Muestra cómo el arte contemporáneo nos sirve de herramienta para repensarnos a nosotros mismos y para pensar en lo que nos rodea», explica Soledad Gutiérrez, directora artística de esta institución. Lo que define a la propuesta es el Palacio de Cibeles y lo que ofrece es una mirada del mismo a través de los ojos del catalán David Bestué. En el cuarto piso del centro se muestra la investigación que ha realizado el autor sobre el histórico inmueble y la presenta a través de su iconografía, sus patrones decorativos y la escultura.

Camuflados, una de las obras de Mantilla y Chaves expuestas en CentroCentroCortesía de CentroCentro y ProjecteSD

Pero desde la cuarta planta no solo se puede descubrir la edificación bajo una perspectiva artística: Sus paredes acogen reflexiones en las que la Amazonia peruana es el hilo conductor. Gilda Mantilla y Raimond Chaves, ambos presentes en el Programa «Perú en ARCO», construyen delicadas narrativas enfrentando lo opuesto. Su exposición El calor derrite los estilos compara desde la capital la ciudad y la selva. El choque entre los dos escenarios genera una fuente de cuestiones que giran en torno al origen de los dos espacios y a la interpretación que hace el ser humano de ellos.

Por último, las diferentes etapas por las que ha pasado la sociedad hasta llegar a la modernidad, la evolución de los individuos y el progreso de la civilización son las reflexiones que plantea la exposición Ganar perdiendo, una colectiva comisariada por Catalina Lozano. Invita a pensar sobre la narrativa oficial de la Historia y a cuestionar la realidad en unos días en los que el arte también impregna el corazón de Madrid durante la Feria ARCO.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!