Miquel Porta Perales: Cervantes

Los clásicos tienen la virtud de brindar un modelo de interpretación de la realidad que trasciende su época. Miguel de Cervantes, por ejemplo. Si ustedes leen las Novelas Ejemplares -en concreto, las clasificadas por la crítica como pertenecientes al segundo grupo: ambientes turbios, realismo, lenguaje cotidiano y humor- notarán un aire de familia con el mundo del «proceso».

Si nos acercamos, por ejemplo, a la obra Rinconete y Cortadillo nos encontramos con un innominado personaje que reivindica -aparece el toque de humor cervantino aderezado con cierta dosis de picaresca- la bondad de quien transgrede la ley. El personaje arguye que así también se puede «servir a Dios y a las buenas gentes», tal y como ha ordenado Monipodio -el jefe de nuestro personaje- a «todos sus ahijados». Finalmente, el diálogo entre Rinconete, Cortadillo y el personaje termina con una pregunta de Cortadillo que duda de que la transgresión de la ley sea «santa y buena». A la que el mozo responde lo siguiente: «¿Qué tiene de malo? ¿No es peor ser hereje, o renegado, o matar a su padre y madre?»

Miguel de Cervantes -decía- trasciende su época. Situémonos en el «proceso». ¿Acaso no hay quien transgrede la ley para «servir a la Nación y a las buenas gentes de Cataluña? ¿Acaso no hay dirigentes que aseguran a «todos sus ahijados» que esa transgresión es «santa y buena»? O sea, democrática y necesaria para la libertad y el bienestar de los catalanes. ¿Qué tiene de malo esa transgresión de la ley?, señalan los dirigentes del «proceso». Y concluyen que peor es ser constitucionalista, mal catalán o traicionar a la Nación. Catalana, por supuesto.

Lo cierto es que hoy como ayer nos movemos en ambientes turbios. Y si Miguel de Cervantes, como señala José García López, «se limita a ofrecernos con regocijado realismo y ágil estilo el pintoresco espectáculo del hampa sevillana»; en sus Novelas Ejemplares podemos refugiarnos en la ironía, una de las pocas filosofías críticas que nos quedan. En Cataluña, sobre todo.

Miquel Porta Perales

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!