M√©xico: L√≥pez Obrador acent√ļa su personalismo en una gesti√≥n turbulenta

Tras solo siete meses en el poder, el presidente puso en práctica un estilo cerrado de gestión, que causó bajas en el gabinete y sembró de dudas la eficacia de su gobierno Fuente: Reuters РCrédito: Goran Tomasevic

Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador lleva siete meses en la presidencia de M√©xico . Y si un rasgo de car√°cter se dej√≥ ver m√°s que ning√ļn otro fue, seg√ļn denuncian los cr√≠ticos y admiten los seguidores, su excesivo personalismo. Un rasgo que tra√≠a del llano, pero que se acentu√≥ a niveles desconocidos en la cima del poder, y que hace temer por las instituciones pol√≠ticas y la eficacia econ√≥mica, mientras que ya desat√≥ turbulencias pol√≠ticas y renuncias de peso en su gabinete.

Cuando gan√≥ las elecciones del a√Īo pasado, en su tercer y tenaz intento a la presidencia, L√≥pez Obrador se present√≥ como el agente de la renovaci√≥n. La gente votaba a su partido, Morena, y le dec√≠a basta al PRI y al PAN, dos siglas tradicionales que cansaron a los mexicanos luego de ejercer largamente el poder sin revertir los datos duros que hac√≠an de M√©xico uno de los pa√≠ses m√°s desiguales de Am√©rica Latina.

Recibió un país donde 53 millones de personas -el 43,6% de la población- viven en condiciones de pobreza, y donde la violencia derivada del narcotráfico y otras mafias irreductibles dejaron más de 250.000 muertes desde 2006.

Pero la deuda social contin√ļa. Y lo que tienen los mexicanos, hasta ahora, es un l√≠der que llev√≥ al gobierno un estilo cerrado a las discusiones, matices o alternativas. La econom√≠a creci√≥ el 0,5% en el primer semestre, contra un promedio del 2,5% en el sexenio anterior. El empleo dej√≥ de crecer y existe riesgo de recesi√≥n, advierten los economistas.

Los m√°s cr√≠ticos alertan contra la centralizaci√≥n del manejo pol√≠tico, el clientelismo de las pr√°cticas sociales y la simple ignorancia de los fundamentos econ√≥micos. Todo un kit de gobierno que recuerda, a menor escala, los momentos m√°s oscuros del hegem√≥nico PRI, que domin√≥ la escena durante 70 a√Īos, desde la revoluci√≥n mexicana hasta 2000.

“Hab√≠a una falsa percepci√≥n de los medios internacionales de que L√≥pez Obrador era de izquierda y de corriente socialista. De ninguna manera. √Čl no tiene ninguna idea del socialismo. Se form√≥ en el PRI y esa siempre fue su manera de ver el gobierno”, explic√≥ a LA NACION Rub√©n Aguilar, director de la consultora pol√≠tica Afan.

M√°s all√° de las etiquetas, Aguilar alert√≥ sobre las se√Īales de restauraci√≥n de las viejas ma√Īas del PRI: “Una pol√≠tica que se construye solo a partir de la voluntad del presidente, decisiones econ√≥micas que no est√°n avaladas por la experiencia, y la imposici√≥n de cuadros que deben obediencia ciega al presidente”.

Quien contribuy√≥ esta semana a revelar los niveles extremos del personalismo fue el secretario de Hacienda, Carlos Urz√ļa, que renunci√≥ de un portazo con una carta donde se√Īal√≥, con todas las letras, que ni el mandatario ni sus asesores de confianza lo dejaron hacer su trabajo.

Urz√ļa denunci√≥ un clima de incompetencia y sumisi√≥n en la mesa chica del presidente, rodeado de funcionarios promovidos a las alturas m√°s por su obediencia que por su saber. Se cre√≥ la costumbre de asentir a las decisiones del l√≠der. Las reuniones de gabinete se reducen a que uno diga lo que se debe hacer y todos los dem√°s digan que s√≠.

“Los que han trabajado con √©l o que han sido cercanos a √©l te dicen que no escucha, que cuando se le mete una idea ya no hay forma de cambiarla. Cualquier divergencia la castiga internamente. Te aleja, te quita, te despide. Mucha gente tiene miedo de contradecirlo. Oye lo que le tienes que decir, pero eso no implica que vaya a hacerte caso. Es muy dif√≠cil de cambiar, incluso si le llevas datos”, dijo a LA NACION el historiador y polit√≥logo mexicano Jos√© Antonio Crespo.

La carta de Urz√ļa cuestionaba la toma de decisiones “sin sustento” y con “extremismo”. En su defensa, el presidente dijo que choc√≥ con el secretario por el Plan de Desarrollo Nacional, una hoja de ruta para su incipiente mandato de seis a√Īos. El plan alternativo que le ofrec√≠a Urz√ļa, en cambio, “era continuismo, una concepci√≥n todav√≠a en la inercia neoliberal y hab√≠a que marcar la diferencia”.

Pero el director del Instituto del Seguro Social, Germ√°n Mart√≠nez, otro poderoso organismo p√ļblico, renunci√≥ meses atr√°s alegando exactamente las mismas razones. Ve√≠a que las cosas iban mal y que, como no pod√≠a incidir en las decisiones, deb√≠a hacer las valijas. Busc√≥ la puerta de salida del palacio y se alej√≥ sin mirar atr√°s.

Los efectos de ese estado de cosas se pusieron en evidencia. “El equipo de gobierno es muy deficiente. O para ser un poco optimista, en siete meses no ha mostrado sus virtudes”, dijo el periodista y columnista Salvador Camarena. Y alert√≥ que el jefe de Estado extrem√≥ sus posturas “con una serie de costos y desventajas que se deber√≠an tener en cuenta”.

Perfiles

Hern√°n G√≥mez Bruera, un reconocido analista que desde la asunci√≥n en diciembre sali√≥ varias veces en defensa del presidente, no cuestion√≥ el estilo personalista en s√≠ mismo, que defini√≥ como “un liderazgo fuerte”. Pero critic√≥ que “no sea cuidadoso en elegir los perfiles que necesita cada √°rea, y hay √°reas en las que no tener un perfil adecuado puede terminar sali√©ndote m√°s caro”.

“Premia mucho la lealtad y es un hombre de ideas fijas. Muchas veces se queda con la gente que le confirma lo que quiere escuchar, y ellos se aprovechan para escalar posiciones y afianzar sus carreras”, agreg√≥.

Adem√°s de los problemas que comienza a mostrar la econom√≠a, seg√ļn distintos observadores, a nivel institucional los programas de corte social, aun los educativos, son reemplazados por un sistema informal de beneficios en nombre del gobierno.

“L√≥pez Obrador se dedic√≥ a desmontar el aparato gubernamental que los mexicanos construyeron en los √ļltimos 40 a√Īos”, dijo Camarena. “Ojo, ese aparato ten√≠a millones de mexicanos en la miseria. Es leg√≠timo hacer cambios. Pero en la manera que los ejecut√≥ uno se pregunta si no terminar√° en un peor escenario”.

Un líder bajo crecientes críticas

Los detractores de López Obrador rechazan su baja disposición a la autocrítica y su alta exigencia de lealtad

Denuncia

  • El exsecretario de Hacienda mexicano, Carlos Urz√ļa, renunci√≥ esta semana con una carta p√ļblica que puso de manifiesto un sistema de toma de decisiones en lo m√°s alto del poder que premia la lealtad y castiga la disidencia a los proyectos del presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador

Negación

  • Urz√ļa, considerado un economista altamente calificado, denunci√≥ la nula disposici√≥n del presidente a escuchar propuestas basadas en datos duros que contradigan sus ideas previas; sus planteos retomaron los de otro renunciante, el director del Instituto de Seguro Social, Germ√°n Mart√≠nez

Legado

  • Quienes conocen a L√≥pez Obrador se√Īalan que esa forma de ejercer el poder era una marca que jam√°s ocult√≥ y que aprendi√≥ en las bases del PRI, el partido en el que hizo sus primeras armas mientras a√ļn era el partido hegem√≥nico que domin√≥ durante siete d√©cadas la escena pol√≠tica mexicana

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *