Messi, otra vez ante Real Madrid: sus mejores goles, récords y anécdotas en el clásico

Messi se enciende con Real Madrid y este miércoles tendrá una nueva oportunidad de brillar Fuente: AFP

El estadio Santiago Bernab√©u, un emblema del f√ļtbol mundial, es uno de sus escenarios favoritos. Hacerle goles a Real Madrid y exhibir su arte incomparable en la capital espa√Īola es una de sus costumbres. Lionel Messi no s√≥lo es el m√°ximo goleador del cl√°sico, sino que una vez m√°s vuelve a ser la principal carta ganadora de un Barcelona de andar irregular. Y ahora, tanto para el argentino como para la entidad cul√©, se viene una semana muy especial, en la que enfrentar√°n a los blancos dos veces en cuatro d√≠as.

Para Barcelona, el segundo choque de esta zaga contra su archirrival ser√° en el encuentro de vuelta por las semifinales de la Copa del Rey (en la ida igualaron 1-1). Sin dudas, este cl√°sico que se jugar√° este mi√©rcoles, a las 17 de nuestro pa√≠s, servir√° para marcar la temporada, pues uno de los clubes dos perder√° la oportunidad de conseguir la triple corona. Una deuda pendiente para Real Madrid, por ejemplo. En tanto que Messi llega a la capital espa√Īola esperanzado y envuelto en un momento personal m√°gico. El √ļltimo s√°bado, frente a Sevilla, el astro lleg√≥ a 50 hat-tricks en su carrera y los catalanes, veloces en Twitter, recordaron cu√°ndo fue la primera vez que el N¬ļ 10 se llev√≥ la pelota a su casa. En ese compromiso, disputado el 10 de marzo de 2007, el rival fue nada menos que. s√≠, Real Madrid.

En la cancha que mejor se le da fuera del Camp Nou a Messi se le recuerdan aut√©nticos conciertos de f√ļtbol. Eficaz, temible, desafiante. Una marca siempre estampada. Vestido de azulgrana result√≥ decisivo en aquel 6-2 inolvidable logrado en 2009 con Pep Guardiola en el banco de suplentes; o aquel doblete en Champions League contra el equipo de Mourinho que le abri√≥ al Bar√ßa las puertas de la final de Londres 2011; ya en la temporada 2013-2014 se luci√≥ con otro hat-trick en una victoria cul√© por 4-3 y en los √ļltimos a√Īos le propin√≥ otro sopapo al Madrid con un gol en el √ļltimo segundo en el 3-2 de la temporada 2016-17. Un amplio repertorio.

En tiempos de r√©cords y registros que se acumulan uno tras otro, quiz√°s la √ļnica cuenta pendiente de Messi contra su m√°ximo rival sea justamente en la Copa del Rey, all√≠ donde el argentino jam√°s pudo marcarle un gol a los Merengues. Sin embargo, en el total de cruces frente a Real Madrid, el astro rosarino tiene un registro ampliamente favorable. Hasta hoy, Messi los tuvo cara a cara en 39 ocasiones, con un saldo de 26 tantos marcados y un balance de 17 triunfos, 10 empates y 12 derrotas. Una curiosidad que ensancha todav√≠a m√°s su leyenda: m√°s de la mitad de esos gritos (15), los hizo en el Santiago Bernab√©u. Claro, el club de la capital espa√Īola es su cuarta v√≠ctima favorita en cuanto a goles, tras Sevilla, Atl√©tico de Madrid y Valencia.

Messi y Cristiano Ronaldo, un cl√°sico para todos los tiempos

Viajar a Madrid lo enciende y all√≠ suele convertirse en una figura indispensable que se termina llevando todos los flashes. Lo vive como un desaf√≠o √ļnico, al punto que estuvo 11 a√Īos sin perderse ning√ļn cl√°sico, hasta que una lesi√≥n lo margin√≥ del que se disput√≥ en octubre de 2018. Messi se siente tan a gusto cada vez que pisa terreno adversario que inclusive est√° delante de dos leyendas merengues como Alfredo Di St√©fano (13) y Ra√ļl Gonz√°lez (12) a la hora de anotar en el Bernab√©u.

En eso se sustenta una de las principales ilusiones de Barcelona para avanzar a la definici√≥n de la Copa del Rey. Los n√ļmeros en el m√≠tico estadio de Madrid son sus aliados principales, tanto para el club como para el futbolista ganador de cinco Balones de Oro. En los √ļltimos d√≠as, en Catalu√Īa la llaman “La gran d√©cada en el Bernab√©u”. Hacen cuentas y se relamen. Los n√ļmeros remarcan que de los √ļltimos 16 compromisos disputados all√≠, la entidad cul√© festej√≥ en nueve, con 36 goles a favor.

Pero habrá algunos puntos a tener en cuenta. Barcelona, hoy, parece ser cada vez más Messi dependiente. Sin chispa, sin juego colectivo, el elenco de Ernesto Valverde deambula en la irregularidad a pesar de los buenos resultados que obtiene cuando su estrella frota la lámpara. Arturo Vidal y Philippe Coutinho, por caso, lucen intrascendentes en la mayor parte de los encuentros y con muchos errores que los llevan a ser poco influyentes en el desarrollo de los partidos. La buena noticia fue el regreso al gol de Luis Suárez, que puso fin a una racha negativa: no convertía desde el 30 de enero (cinco compromisos). Aire fresco para sus aspiraciones.

Del otro lado, Real Madrid llega golpeado, con diversos resultados adversos que lo alejaron de la lucha por el t√≠tulo local. Falta de juego y un pobre desempe√Īo de varios de sus referentes preocupan a los blancos. En la ciudad ya se habla de una posible salida de Marcelo a Juventus. Tambi√©n, que Gareth Bale se muestra inc√≥modo con su situaci√≥n deportiva, dado que Vinicius aparece con fuerza en las preferencias de Santiago Solari. En el medio, el DT argentino hace malabares para administrar un vestuario siempre complejo.

Qu√© duda cabe, Messi se mueve con una motivaci√≥n especial cuando tiene enfrente al Real Madrid y m√°s a√ļn cuando juega en el Santiago Bernab√©u. No hay ning√ļn futbolista visitante que haya ganado tanto en esa cancha. Ah√≠ tambi√©n es amo y se√Īor. Se vienen nuevos cap√≠tulos en la historia de los cl√°sicos y siempre puede aparecer algo nuevo de la galera de Lionel.

Messi y el idilio de siempre con la pelota
Messi y el idilio de siempre con la pelota Fuente: Reuters

Las mejores anécdotas de Messi contra Real Madrid

El peque√Īo que deslumbraba en la Mas√≠a

En septiembre de 2017, el volante espa√Īol Esteban Granero confes√≥ en el diario El Pa√≠s c√≥mo fue la primera vez que vio a Messi, de ni√Īos, en una competencia disputada en Villarreal. Actualmente en Espanyol, el ex Real Madrid se form√≥ en la Casablanca y se enfrent√≥ al argentino en las divisiones inferiores. “En el hotel me cruc√© a Piqu√©, con quien ten√≠a buena relaci√≥n. Nosotros en aquella √©poca les gan√°bamos siempre, y Gerard me vio: ‘Este a√Īo os ganamos nosotros, porque tenemos uno nuevo que es buen√≠simo'”, record√≥. “‘¬ŅQui√©n?’, le consult√©. ‘√Čse de ah√≠’. Entonces se√Īal√≥ la piscina y vi a un chico peque√Īo, muy peque√Īo. √Čl solo sentado al borde de la piscina con los pies en el agua, ensimismado”, narr√≥ el volante. Y pens√≥ que era un chiste: “Piqu√© es un bromista, lo ha sido siempre. Yo me dije: ‘¬°Me est√° vacilando a m√≠ y se est√° metiendo con su propio compa√Īero!’, sigui√≥ Granero. Y sonri√≥ al contar el desenlace de la historia. “Leo nos aplast√≥. Ganaron 3-0. Era espectacular verlo jugar. Muy bajito y fuerte como una roca. Pero la locura era c√≥mo llevaba la bola. Iba pegada al pie de una forma bestial, era imposible quit√°rsela”.

En su debut en un clásico, el Bernabéu aplaudió a otra estrella

Su primera aparici√≥n en el Bernab√©u result√≥ el 19 de noviembre de 2005, con apenas 18 a√Īos. Frank Rijkaard, por entonces DT de Barcelona, decidi√≥ integrar a Messi entre los once titulares para el cl√°sico. La apuesta no le sali√≥ nada mal: su equipo gan√≥ 3-0, el argentino tuvo un gran partido y, adem√°s, el brasile√Īo Ronaldinho se fue ovacionado por los hinchas merengues en una fecha que qued√≥ para la historia.

Busquets, como H√©ctor Enrique…

Una jugada de PlayStation. La conquista brillante se dio en el partido de ida de las semifinales de la Champions League 2010-2011. El Barcelona de Pep Guardiola derrot√≥ 2-0 al Madrid de Mourinho con un doblete de Messi (78′ y 87′), aunque el segundo tanto fue una obra de arte. El argentino tom√≥ la pelota en la mitad de la cancha y toc√≥ para Busquets. El volante espa√Īol -siempre inteligente y bien ubicado- se la cedi√≥ inmediatamente y Messi comenz√≥ un sprint que dej√≥ a varios rivales en el camino. En el cierre de la jugada defini√≥ de derecha, cruzado, ante la salida de Casillas. Autom√°ticamente, algunos viajaron en el tiempo y se trasladaron a M√©xico 1986, al cruce entre Argentina e Inglaterra…

El d√≠a que Messi “oli√≥ mal”

Sucedi√≥ en la Supercopa de Espa√Īa 2011. El que apareci√≥ en escena fue Jos√© Mourinho, por entonces entrenador de Real Madrid. En un partido caliente, el portugu√©s agit√≥ la mano derecha cerca de su nariz en se√Īal de “mal olor”, lo que muchos interpretaron como una actitud racista.

“Shhhhhh, Mou”

La respuesta de Messi a Mourinho lleg√≥ en el mismo partido, en un final apasionante cargado de tensi√≥n entre los jugadores. En esa Supercopa, finalmente Barcelona gan√≥ 3-2 con dos goles del argentino, el √ļltimo a falta de dos minutos para el cierre. Y el rosarino le pidi√≥ silencio al DT portugu√©s.

La camiseta de Messi se vende… en el Bernab√©u

Las barreras comerciales quiebran todas las posibilidades l√≥gicas, al punto que durante el cl√°sico espa√Īol por los cuartos de final de la Copa del Rey 2011-2012, la casaca N¬ļ 10 con los colores de Barcelona se vendi√≥ en las tiendas del propio estadio Santiago Bernabeu. S√≠, la de Messi junto a las de Casillas, Kak√° y el hist√≥rico Ra√ļl.

¬ŅMessi vestido de blanco?

Seg√ļn la revista alemana Der Spiegel, antes de que el Madrid convirtiera a Gareth Bale en el fichaje m√°s caro del planeta en el verano europeo de 2013 (la casa blanca le pag√≥ 101 millones de euros al Tottenham por el pase del gal√©s), Florentino P√©rez fue a buscar a Messi. De acuerdo a esta publicaci√≥n, la entidad de la capital espa√Īola estaba dispuesta a abonar la entonces cl√°usula de rescisi√≥n del astro argentino, 250 millones de euros, y le ofrec√≠a un salario de 23 millones (el doble de lo que cobraba entonces del Barcelona). Messi rechaz√≥ el ofrecimiento. El Madrid, sin embargo, ha negado la informaci√≥n publicada.

Cuando la N¬ļ 10 levit√≥ en el Bernab√©u

Las fotos dieron la vuelta al mundo r√°pidamente. Messi llevaba seis cl√°sicos sin marcar hasta que lleg√≥ nuevamente a Madrid en busca de redenci√≥n. Y en abril de 2017 el genio apareci√≥ nuevamente. El argentino marc√≥ en el √ļltimo instante del partido y derrot√≥ a los Merengues en el descuento. Desafiante, se par√≥ de cara a la hinchada rival, mir√≥ hacia abajo y levant√≥ su camiseta, que pareci√≥ flotar en el medio de la reverencia. Una imagen para siempre.

Los 26 goles de Messi contra Real Madrid

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!