Medio siglo después, la Reina de Dinamarca vuelve al país en una misión comercial

Margarita II habló sobre su visita de Estado a la Argentina que realizará en marzo Crédito: Casa Real de Dinamarca

COPENHAGUE.- Falta un minuto para el horario pautado y abren la puerta de uno de los livings privados del palacio de Fredensborg, a 40 kilómetros al norte de esta ciudad. La reina Margarita II entra al salón, pero todas las miradas se desvían rápidamente hacia su perra salchicha, que corre y ladra a su alrededor.

“Les doy una c√°lida bienvenida a Dinamarca. Estoy ansiosa por volver a la Argentina despu√©s de 53 a√Īos”, dice, con un tono sereno y un ingl√©s de acento brit√°nico por sus a√Īos de estudiante en Cambridge y en Londres, a cinco medios argentinos -entre ellos LA NACION– sobre la que ser√° la primera visita de Estado de un monarca dan√©s a la Argentina.

Con un traje con blazer de tweed y falda marr√≥n, sobre una blusa con lazo en el cuello y unos c√≥modos zapatos negros, la Reina, de 78 a√Īos, recuerda -sin leer- que cuando viaj√≥ al pa√≠s como princesa heredera en 1966, adem√°s de Buenos Aires, visit√≥ Tres Arroyos, Tandil y Necochea, centro de una gran comunidad danesa. “Voy a poder comparar a la Argentina de hoy con la de hace 53 a√Īos”, se√Īala.

“De Dinamarca, deseamos llevar mejores v√≠nculos y algo de comercio”, responde sobre sus expectativas del viaje, que tendr√° lugar entre el 18 y el 20 de marzo, y que contar√° como destinos Buenos Aires, donde se reunir√° con el presidente Mauricio Macri, y nuevamente Tandil.

Margarita II no ahonda en opiniones pol√≠ticas porque no puede: es la jefa de Estado de una monarqu√≠a parlamentaria, por lo que los asuntos p√ļblicos quedan a cargo del primer ministro y su gobierno, actualmente una coalici√≥n de centroderecha. Por eso, viajar√°n tambi√©n el ministro de Relaciones Exteriores, Anders Samuelsen, y el de Medio Ambiente y Agricultura, Jakob Ellemann-Jensen. “La coexistencia entre el gobierno y la monarqu√≠a funciona muy bien”, subraya la reina.

En un viaje claramente comercial, llegarán también a la Argentina una delegación de 31 empresas enfocadas principalmente en energías renovables, agroindustria y salud. En la actualidad, la mitad de las exportaciones danesas a la Argentina están vinculadas con la industria de los laboratorios, con empresas como Novo Nordisk. La afición de la Reina por el arte -hasta el día de hoy realiza escenografías y vestuarios para obras de ballet- no quedó afuera de su agenda: tiene previsto un evento en el Teatro Colón.

Este ser√° el 54 viaje de Margarita al exterior en sus 47 a√Īos en el trono, pero el primero desde la muerte de su marido, el pr√≠ncipe Enrique -hace un a√Īo- y lo har√° con su hijo mayor, Federico, el siguiente en la l√≠nea de sucesi√≥n.

Seg√ļn el sitio de la Canciller√≠a danesa, la Argentina fue elegido como destino para la visita de Estado porque “las reformas del Gobierno han avivado el inter√©s internacional en nuevas oportunidades de comercio e inversi√≥n en el pa√≠s, donde hay demanda de muchas de las capacidades centrales de las compa√Ī√≠as danesas”.

En ese sentido, se√Īalan que hay potencial para vender e invertir en el pa√≠s principalmente por “el foco en la transici√≥n a una energ√≠a limpia y la importancia de su sector agroindustrial, reconocido mundialmente”. En esa l√≠nea, el gigante dan√©s Vestas inaugur√≥ en noviembre √ļltimo una f√°brica de producci√≥n de molinos e√≥licos en Campana junto a Newsan, con la presencia de Macri, y se sum√≥ as√≠ a otras empresas de esa nacionalidad en la Argentina, como Danfoss y Chr. Hansen.

Tilia, la perra salchicha del difunto pr√≠ncipe Enrique, acompa√Ī√≥ a la reina durante la entrevista Fuente: LA NACION – Cr√©dito: Casa Real de Dinamarca

Sobre la sustentabilidad como una de las principales apuestas de Dinamarca, la reina considera que “los daneses son muy conscientes del medio ambiente” por tratarse de un pa√≠s con tradici√≥n agricultora. “Hay mucha gente que est√° preocupada y mucha gente que hace algo, que es lo m√°s importante”, dice.

Corrupción

Para la reina, la superficie de Dinamarca (43.000 kil√≥metros cuadrados, m√°s chica que Jujuy) y su poblaci√≥n (5,6 millones de personas) es la explicaci√≥n del “fen√≥meno” que lo ha llevado a liderar varios r√°nkings sobre transparencia, equidad y calidad de vida.

“Es un pa√≠s chico, con no mucha poblaci√≥n, lo cual significa que la gente no est√° muy lejos ni geogr√°fica ni mentalmente. Creo que es una de las razones por las que nos va muy bien. Pero es muy dif√≠cil reproducirlo en cualquier otro lado”, analiza. Alude a lo mismo al ser consultada sobre el ranking que ubic√≥ a Dinamarca como “el pa√≠s menos corrupto del mundo”, pese a un esc√°ndalo de lavado de dinero con en principal banco del pa√≠s el a√Īo pasado. “De alguna manera hemos escapado de ese particular pantano pegajoso de la corrupci√≥n. La gente est√° cerca uno del otro. Hay mucha confianza. Los daneses creemos que hay que confiar en su vecino, en la gente con quien uno trabaja”, agrega. Y vuelve a referirse al tama√Īo al hacer una comparaci√≥n con la Argentina: “Es un pa√≠s enorme con muchas pampas y grandes monta√Īas. Dinamarca es un pa√≠s chico con monta√Īas peque√Īas”.

Sobre la equidad de g√©nero, Margarita II dice que “parece ir muy bien” en Dinamarca y menciona que a ella misma no le pesa ser mujer a la hora de reinar. “Fui la primera jefa de Estado en Dinamarca. Nunca sent√≠ que haya sido un problema para m√≠ sino un lindo desaf√≠o”, dice, mientras acaricia a Tilia, que descansa a su lado m√°s tranquila. La perra, cuenta, en realidad era de su marido, quien le contagi√≥ la pasi√≥n por los animales. El pr√≠ncipe Enrique muri√≥ en Fredensborg el 13 de febrero del a√Īo pasado y una urna con sus restos est√°n enterrados en los jardines del palacio, donde la reina reside en oto√Īo y primavera, y tambi√©n en estos meses, mientras realizan reparaciones en el palacio oficial, Amalienborg, en el centro de la ciudad.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!