Médicos del HUBU se rebelan contra Sacyl por el cese sorpresa del gerente

P. SEDANO / M. SERRADOR

Los trabajadores del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), encabezados por todos los jefes de Servicio, se rebelaron ayer contra la Junta de Castilla y León como respuesta a la destitución del gerente del centro hospitalario, Miguel Ángel Ortiz de Valdivielso. Los sanitarios solicitaron que se revierta su cese al considera que no se había explicado con razones lógicas. Al tiempo, exigieron la dimisión del gerente regional de Salud del Gobierno Autonómico, Manuel Mitadiel (Ciudadanos), que firmó el escrito.

El apoyo al gerente cesado se hizo visible en una rueda de prensa atípica, en la que el portavoz, el responsable de Oncología, Carlos García Girón, apareció flanqueado por la mayoría de jefes de servicio y representantes del personal del centro hospitalario. «Y los que no están es porque no han podido», señaló. Además, lanzaron un ultimátum a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para que en menos de una semana acuda al HUBU a dar una explicación «técnica y profesional» de las razones de la destitución.

El puesto de Ortiz de Valdivielso será ocupado por el médico José María Romo Gil, de origen burgalés, que ha sido gerente de los hospitales de Aranda de Duero, Miranda de Ebro, El Bierzo y Río Hortega de Valladolid. «Un reto apasionante y complicado para llevar la nave a buen puerto», aseguró horas después el propio Manuel Mitadiel, quien justificó el cese en que «hemos tenido problemas muy graves en Aranda y se trata de que esto no vuelva a ocurrir porque los hospitales grandes tienen que atender las necesidades de los pequeños». El gerente de Sacyl se refiere así a la falta de ginecólogos en el centro arandino que ha hecho peligrar el mantenimiento del servicio. Cabe entender que responsabiliza al ya ex gerente de no haber cubierto desde Burgos esta necesidad.

«Hay que renovar personas»

Sobre las críticas de los médicos, Mitadiel, que hoy se trasladará a Burgos, señaló que «no hacemos política sanitaria para los profesionales, gerentes o jefes de servicio sino para los ciudadanos y los pacientes». «Nuestro objetivo es servir lo mejor posible a las necesidades de los pacientes, aunque a veces haya que posponer otros derechos», aclaró. En definitiva, insistió en que se trata con su actuación de «reformar la organización de la asistencia sanitaria, en concreto la coordinación entre los hospitales de Burgos, Aranda y Miranda, sobre todo en la Atención Primaria y para eso necesitamos renovar personas». Ante las peticiones de dimisión, reconoció que «tentaciones tengo» pero aclaró que «no es el momento de dimisiones».

Mientras tanto, el portavoz del colectivo sanitario del HUBU pidió a los ciudadanos de Burgos «que se preparen» para una defensa del Hospital Universitario. «Apelamos a los ciudadanos hasta el extremo que sea necesario» porque Burgos «no puede renunciar a seguir teniendo un proyecto sanitario de este nivel», dijo.

En su opinión, no hay ningún argumento para cesar a un gerente con el que se había dado una conexión con los profesionales sanitarios que era «clave» para el buen funcionamiento del centro. García Girón sostuvo que el éxito del HUBU, que le ha convertido en un «centro puntero», está en «las virtudes de los profesionales», pero también en un equipo directivo liderado por el recién destituido gerente que desde que el centro empezó a funcionar en 2012 «ha tenido continuidad».

Además, tildó de «mantra» y «falsedad interesada» la afirmación de que el centro es privado y defendió su carácter plenamente público, en el que no se cobra a nadie.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!