«Me veo obligada a pedir perdón»

La actriz Sara Sálamo atraviesa uno de los momentos más felices de su vida. El pasado mes de julio daban la bienvenida a su primer hijo en común, Theo. El futbolista, por su parte, tiene un niño de cinco años, Francisco, fruto de su relación con Victoria Calderón. Ambos utilizan a menudo sus perfiles de redes sociales para compartir imágenes en las que muestran su día a día y actualizan los avances de su nueva familia.

Sálamo, por su parte, cuenta con un perfil de Instagram al más puro estilo «influencer», en el que publica su posados más impresionantes, pero también sus reflexiones más reivindicativas. Y ha sido precisamente esto lo que ha tenido que hacer recientemente, después de desatar la polémica por una de sus elecciones estilísticas.

Tal y como explica la propia actriz, promocionó unas zapatillas de piel sin saber que estaban hechas de este material. Un hecho que chocó a sus seguidores teniendo en cuenta que está muy comprometida con el mundo animal y que es vegana. «Hace unos meses, en la promoción de Brigada Costa del Sol, me puse unas zapatillas con uno de los looks que llevé a una de las entrevistas», comienza diciendo. «Sinceramente, confiaba en que era sintéticas, así que me veo en la obligación moral de pedir perdón. Me tomo muy en serio el maltrato animal. Y, si no lo consumo, me parece una hipocresía utilizarlo para ponerme guapa», continúa escribiendo en Instagram.

Sara Sálamo insiste en que es muy cuidadosa a la hora de elegir los tejidos: «Las estilistas saben que soy vegetariana y que no uso nada de piel, pero se les debió de pasar». Además, confiesa que le resulta muy difícil encontrar prendas que no estén hechas con piel, algo que en muchas ocasiones se torna complicado: «Trato siempre de hacer todo lo posible por poner mi granito de arena y no llevar nada que tenga piel de animales. Ojalá cambie el mercado y los tejidos sintéticos sean los que más abunden», sentencia.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!