mayores quejas en Canarias de turistas de alquiler vacacional

La mayor parte de los comentarios de los turistas que recurren al alquiler vacacional son positivos sobre sus afritriones. Las críticas que son plasmadas en plataformas como Airbnb, operador líder del sector en Canarias, son similares a las del negocio hotelero para un mercado regional de 16 millones de turistas: higiene y ausencia de alguien con quien tratar algún problema.

La generalización del alquiler vacacional en la islas Canarias ha provocado que las plataformas de economía colaborativa ya no sean usadas simplemente por viajeros sino también por turistas. Este cambio está generando que en el archipiélago haya ciudades como la capital grancanaria donde quieren que este tipo de negocios turísticos queden expresados a la mínima expresión. Hay 1.600 familias en la capital grancanaria que tienen casas colocadas en estas plataformas.

La UE ha instado a Airbnb, operador mayoritario en las islas Canarias, a reformular la información de precios de una manera más transparente y hacer que la distinción entre anfitriones privados y profesionales. «La popularidad no puede ser una excusa para no cumplir con las normas de la UE para los consumidores», dijo en junio de 2018 la responsable de Consumo de la UE, Vera Jourova.

Airbnb irrumpió en escena hace una década al persuadir a millones de personas para que abrieran sus hogares al turismo. Comenzó así una tendencia para aventureros que buscan alojamientos únicos y baratos. Pero el modelo ha generado críticas: operar en casas como si fuesen hoteles. Los críticos también han dicho que los abundantes alquileres a corto plazo aumentan los costes de la vivienda e interrumpen los vecindarios.

Una anfitriona de Airbnb en la ciudad de Las Palmas consultada por ABC defiende el modelo pero matiza: «Airbnb es muy rigurosa y controla todo; pero antes se guardaban mejor las formas, ahora te viene gente con amenazas y Airbnb no es responsable de eso. En mi casa ha pasado turistas pobres buscando que les devuelvan dinero diciendo mentiras, son turistas, no viajeros, hay que comprender que son perfiles distintos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!