Mato ofrece una Coruña «luminosa» que deje atrás el «sectarismo»de Ferreiro

Ya nada ata a Beatriz Mato para dedicarse al que ha venido siendo su gran empeño en los últimos tiempos: liberada de sus responsabilidades como conselleira en la Xunta, puede entregarse al reto de devolverle al PP la alcaldía de La Coruña. La ya candidata, declarada una CTV —Coruñesa de Toda la Vida—, se presentó ayer ante su ciudad con un proyecto bajo el brazo, un modelo «social» y «tolerante» que enfrentará de aquí a mayo de 2019 con el «sectarismo» y las alforjas ideológicas del ejecutivo de la Marea Atlántica y del alcalde, Xulio Ferreiro.

El descenso político de Mato a los solares del municipalismo se produjo de forma escalonada. Su elección como presidenta local del partido en La Coruña en abril de 2017 alfombró la transición entre su cargo al frente de Medio Ambiente y sus aspiraciones de llegar al poder en María Pita. Esta semana el proceso se aceleró. Su salida del Consello de la Xunta, junto con la de José Manuel Rey Varela, forzó una remodelación del Gobierno de Feijóo, del que se despide con algunos tantos en su haber. Ahí está la promoción de una nueva Lei de Solo o la reciente aprobación del plan básico autonómico para acabar con el vacío «urbanístico» en más de doscientos concellos.

Mato juega, pues, con la mochila de la experiencia. Y también con la de la ilusión de poner en marcha un «proyecto colectivo para todos los colectivos»:una Coruña sostenida en la «cohesión social como principal valor de futuro» pese a que La Marea se presentó hace tres años a las urnas como revulsivo para resarcir a las clases castigadas por la crisis.

Es la errática gestión de Ferreiro la que espolea los mensajes clave de la candidata, convencida de que La Coruña tiene que dejar de ser «un laboratorio de experimentos ideológicos» para recuperar el esplendor económico, social, urbanístico y también «feminista». Porque Mato reivindica cuando puede el legado de las mujeres que se plantaron contra la desigualdad. Y no dejó de hacerlo en su adiós como conselleira el pasado jueves.

La popular se compromete, en definitiva, a promover la construcción de una «Coruña luminosa» que opaque los años de gobierno rupturista. Un objetivo para el que necesita no solo fidelizar al votante tradicional, sino pescar en otros caladeros, como los del PSOE, que antaño fueron fundamentales para decantar la alcaldía. «Aspiro a ser la mejor representante de mi ciudad, no la mejor representante de mi partido», resaltó la aspirante.

Baza clave para el PP

El presidente de la Xunta arropó en todo momento a quien fue su conselleira desde el 2009, primero en Traballo e Benestar y hasta hace poco en Medio Ambiente. Feijóo entronizó a Mato como la «mejor candidata posible para que elAyuntamiento de La Coruña vuelva a ponerse a andar» y para responder a unos vecinos que demandan «una Coruña imparable».

Todo fueron palabras de elogio en la intervención del mandatario. «Fue una conselleira dispuesta, enérgica y con una capacidad poco común: la de crecerse ante cada desafío que se le ponía por delante». El de ahora no es menor. La ciudad herculina es uno de los puntales sobre los que el PP quiere recuperar el terreno electoral cedido en 2015.

Quien también resaltó la «vitalidad, el compromiso y el saber hacer» de la candidata fue el presidente provincial de los populares. Diego Calvo pidió a Mato «dar un paso más» para consolidar sus aspiraciones. «Necesitamos que te vuelques ahora en la ciudad, necesitamos que te pongas al servicio de los coruñeses tu capacidad», incidió.

A Mato le corresponde ahora tomar el testigo de la actual líder de la oposición en el Ayuntamiento, Rosa Gallego. La suya fue una labor ingrata, en tiempos de flaqueza electoral, y por ello la exconselleira quiso poner de relieve su «impagable labor» de control a Ferreiro. Ahora es su turno.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!