Matías Kulfas: “Hay que subir el salario real con cautela, para evitar saltos en el nivel de inflación”

Matías Kulfas, economista del Grupo Callao

El economista del Grupo Callao es el que mejor expresa las ideas económicas de Alberto Fernández; moderado y de perfil bajo, propone flexibilizar las metas para alcanzar el equilibrio fiscal

Matías Kulfas es quien mejor expresa hoy las ideas económicas de Alberto Fernández. Cuando el candidato a presidente se reunió con los enviados del FMI, sentó a su lado a Kulfas, exgerente general del Banco Central e integrante del Grupo Callao. “Hay que subir el salario real con cautela, para evitar saltos en el nivel de inflación”, dice el economista en una entrevista con LA NACION, en la que propone avanzar con un acuerdo de precios y salarios. En una búsqueda constante del equilibrio, postula la necesidad de regular el mercado cambiario, pero critica el cepo. Sostiene además que el “sello distintivo” de un gobierno de Fernández sería “un plan de desarrollo productivo” con Vaca Muerta como motor principal.

-¿Qué haría para reactivar la economía?

-Lo primero es replantear el programa fiscal y monetario. Hay que ir al superávit, pero de manera paulatina. Cuando la economía crezca, la recaudación se va a recuperar y ahí tendremos que asegurarnos de que el gasto crezca menos que la inflación, para lograr un superávit sustentable.

-La Argentina se comprometió con el FMI a lograr déficit cero este año.

-Alberto Fernández tiene la capacidad y los argumentos para convencerlos de que por este camino no se llega a nada bueno.

-Además de intentar revisar el acuerdo, ¿qué harían para que la economía crezca?

-El sello distintivo del gobierno de Alberto va a ser la puesta en marcha de un gran plan de desarrollo productivo. Es una deuda de la democracia. En primer lugar, está Vaca Muerta. Es un sector que en unos años nos puede llegar a dar entre 20.000 y 40.000 millones de dólares de exportaciones adicionales al año. Nuestra ecuación externa se puede modificar sustancialmente. Y es un sector que demanda una gran cantidad de proveedores, por lo que puede generar unos 500.000 puestos de trabajo. La idea es apostar también a otros sectores industriales, poner el énfasis en los que son exportadores, porque eso resuelve una demanda de dólares que en la Argentina es muy significativa.

-¿Cómo lo harían?

-Por un lado, con financiamiento mucho más barato. Por otro, desde el punto de vista macroeconómico, generando un escenario favorable a la inversión, con un tipo de cambio real competitivo.

-¿Con una devaluación?

-No, lo que buscamos es que el tipo de cambio no se aprecie. La política que aplicó el Gobierno en estos últimos meses hizo que muchos sectores que en marzo tenían una perspectiva de competitividad hoy no la tengan.

-¿Hace falta una reforma laboral?

-No. Cuando se habla de reforma laboral, se mezclan muchas cosas. A lo mejor hay que revisar algunos convenios, hay que ver sector por sector. Pero de ahí a hacer una gran reforma laboral y eliminar el costo del despido, no. Eso va a generar muchos más problemas.

-¿Cómo se baja la inflación?

-La receta anclada exclusivamente en lo monetario no es efectiva. Es necesario un acuerdo económico y social, con formadores de precios y sindicatos, para lograr una primera baja importante, de niveles en torno del 20 por ciento anual. Y que en todo caso el programa económico y fiscal acompañe.

-¿Los empresarios deben aceptar un congelamiento de precios?

-Más que un congelamiento, un acuerdo. Lo mismo con los salarios. Hay que subir el salario real de manera paulatina y con cautela, para evitar que haya saltos en el nivel de inflación. Necesitamos una mesa que discuta salarios y precios, pero también productividad, cómo aumentar la inversión e incorporar tecnología. Alberto va a recrear un esquema macroeconómico como el de Néstor Kirchner, que dio incentivos muy fuertes para el crecimiento y la inversión. También va a proteger y mejorar el estado social de Cristina. Y va a impulsar un plan de desarrollo, con mucho diálogo y un Estado que pueda arbitrar en los conflictos.

-¿Hace falta una regulación del mercado cambiario?

-Hay que buscar un punto medio. El cepo cambiario generó muchos más problemas de los que resolvió. Pero la desregulación financiera y cambiaria de Macri fue sumamente nociva. Los países en desarrollo tienen que tener mecanismos de prevención de crisis y esto incluye medidas de control de los capitales especulativos de corto plazo.

-¿Se podría reimplantar el plazo para liquidar las divisas por exportaciones?

-Sí, sería importante para que el Banco Central recuperara una mejor planificación. O fijar plazos mínimos de permanencia para el capital especulativo de corto plazo.

-¿Y un límite para compra de dólares?

-En principio, no. Si quieren alguna referencia, pueden mirar lo que ocurrió en la Argentina entre 2002 y 2011. Antes del cepo existían regulaciones, como el límite de compra mensual de 2 millones de dólares, y la economía funcionaba bien.

-¿Qué haría con las tarifas?

-Hay que mejorar la tarifa social, ser más cuidadosos con los sectores más pobres, con las cooperativas y las pymes, y trabajar en un esquema en el que las tarifas crezcan en relación con los ingresos de los hogares.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!