Más jóvenes gallegos con empleo comparten piso para poder independizarse

Lugo es la cuarta ciudad de España con los precios más bajos a la hora de compartir un alojamiento, por su parte, La Coruña es la novena provincia con mayor concentración de demanda de estas viviendas, según la plataforma pisos.com. El informe anual de pisos compartidos en España realizado por el portal inmobiliario ha revelado que la ciudad lucense es la cuarta más barata para alquilar conjuntamente una vivienda, en concreto el precio medio es de 170,97 euros mensuales.

En el ranking publicado por la página, Lugo se encuentra por detrás de Zamora (152,43€/mes), Badajoz (165,15€/mes) y Ciudad Real (168,51€/mes). Atendiendo a los datos de pisos.com, La Coruña (2,38%) representa la novena provincia española donde se concentra una mayor cantidad de inquilinos en busca de una habitación en un piso compartido. Por delante se sitúan provincias como Madrid (22,14%), Barcelona (21,90%) o Sevilla (7%). La Coruña (1,47%) también irrumpe en el listado de capitales de provincia con más demanda de esta clase de viviendas, situándose en el puesto número 10, muy cerca de ciudades como Bilbao (1,69%) y Palma de Mallorca (1,70%).

El precio de una habitación en un piso compartido en España se sitúa en los 287 euros al mes, casi un 1,7% menos que en 2018, según el estudio realizado por pisos.com. En la actualidad, Madrid y Barcelona concentran el 22,8% de la oferta, pero más del 35% de la demanda. Además, teniendo en cuenta la edad, el estudio realizado por el portal inmobiliario pone de relieve que el grupo de inquilinos más numeroso es el que va de los 18 a los 25 años (51,3%).

Una nueva forma de independencia

Por detrás, le siguen los inquilinos que tienen entre 26 y 35 años (29,2%), mientras que los que tienen entre 36 y 45 representan el 10,9% de la demanda y los que tienen entre 46 y 60 años el 6,5%. Por su parte, los mayores de 60 años representan un 2%.

El director de pisos.com, Ferran Font, cree que la emancipación y el alquiler compartido mantienen una relación causa-efecto muy fuerte. «El deseo de tener una vida propia y actuar con independencia encuentra respuesta en esta fórmula, adecuada para inquilinos que aún están estudiando, se acaban de incorporar al mercado laboral o compatibilizan ambas actividades», ha añadido Font.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!