Más estudios de ADN en el caso de Natacha Jaitt

Buscan determinar si hubo más personas en el salón donde murió la modelo Fuente: Archivo – Crédito: Instagram

Se sabe que en el salón de Benavídez donde la madrugada del sábado murió Natacha Jaitt había al menos otras cinco personas. Pero los investigadores buscan determinar si hubo alguien más aquella noche antes del trágico final de la polémica modelo. Ya les tomaron muestras de sangre a los cinco para comparar sus perfiles genéticos con el de los rastros obtenidos en el lugar de los hechos, en busca de un patrón de ADN distinto.

Fuentes del caso informaron a LA NACION que, además, a esos cinco protagonistas del suceso se les tomaron muestras de orina para determinar si consumieron las mismas sustancias que en sus respectivas declaraciones testimoniales dijeron haber tomado.

Se trata del dueño del salón Xanadú, Guillermo Gonzalo Rigoni, de 45 años; un amigo de este, Gaspar Fonolla, de 45; el electricista Gustavo Andrés Bartolín, apodado Voltio, de 44; Luana Micaela Monsalvo, de 19, y Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte, de 49 años, el empresario que llevó a Jaitt al lugar para, eventualmente, acordar la organización de fiestas y espectáculos.

“Con las muestras de sangre se van a determinar los patrones genéticos de los cinco testigos, que van ser comparados con las muestras de ADN obtenidas en vasos, copas y en otros lugares del salón. Así se sabrá si hay un ADN distinto del de los testigos y el de Jaitt. Con las muestras de orina y sangre vamos a saber qué sustancias consumieron y si coinciden con lo que declararon haber tomado”, dijo un investigador del caso.

Las filmaciones de las 12 cámaras de seguridad del salón Xanadú registraron la presencia de los cinco testigos y de Jaitt.

“Hay aspectos muy lineales [que conducen] hacia la muerte natural, hasta excesivamente lineales. Cámaras funcionando, perfiladas hacia el lugar del deceso. Tal vez es extremadamente evidente. A veces estos casos suelen ser así, o a veces eso genera cierta sospecha”, dijo a Radio La Red el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand.

Entre otros elementos, el análisis de los registros de las cámaras de seguridad es clave para la pesquisa. Fuentes con acceso al expediente dijeron que se tomó especial nota del hecho de que, luego de que la policía llegó al lugar del hecho, uno de los cinco testigos arrojó un objeto que la calidad de las imágenes no permite identificar. “Se lo ve haciendo un movimiento típico de descarte en una zanja llena de agua. Si tiró droga no lo vamos a saber, porque no se observa en las imágenes y porque se hizo una requisa en el lugar con bomberos y no se halló nada relevante”, dijo la fuente judicial.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!