Más de 300 militares venezolanos han desertado a Colombia

«Nos han obligado a ser leales al régimen». Es la confesión de algunos oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se han desligado de Nicolás Maduro en Colombia. El 23 de febrero, día en que se suponía que entraría la ayuda humanitaria a Venezuela, comenzaron a llegar al país vecino militares manifestando su desconocimiento con el gobierno usurpador. Aseguran que la orden del régimen a los uniformados ha sido «masacrar» al pueblo venezolano.

Hasta hoy, 326 militares han llegado a territorio colombiano buscando refugio al gobierno de Iván Duque. Los oficiales de la Fuerza Armada venezolana llegan al país vecino con sus uniformes y sus armamentos, y son pocos los funcionarios que llegan vestidos de civil y con su grupo familiar.

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, ha dicho que no descarta que esa cifra aumente en los próximos días. Según Krüger Sarmiento, muchos de los que cruzan hasta Colombia «huyen de Venezuela» y piden ayuda a las autoridades colombianas ante la falta de comida y la crisis política de su país natal». La «presión» de los «colectivos» (paramilitares o grupos civiles apoyados por el régimen con armas) es otra de las razones por las que salen de Venezuela los militares de la GNB.

Guaidó: «Las Fuerzas Armadas están quebradas»

Los oficiales son además quienes controlan el poder en el país y las denuncias de la oposición se basan en que Cuba está detrás del adiestramiento de la cúpula militar. Según el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, quienes han llegado a Colombia «hablarán» con sus compañeros de cuarteles para que se sumen a este movimiento. «Hemos visto ya que las Fuerzas Armadas están absolutamente quebradas (…) Si hay una intervención en Venezuela es la cubana», dijo Guaidó en una entrevista a un medio colombiano. El reiterado mensaje de Guaidó a los militares es que abandonen a Nicolás Maduro, se sumen a la reconstrucción del hilo democrático y apegarse a la Constitución.

La respuesta del canciller de Maduro, Jorge Arreaza, durante el Consejo de Seguridad de la ONU, ante estas salidas de efectivos, es que los militares fueron «sobornados» con 20.000 dólares. Sin embargo, el alto mando militar ha permanecido en silencio.

Para la directora de la ONG venezolana Control Ciudadano, Rocío San Miguel, esto «es una oleada importante de ruptura sobre la dinámica que está adquiriéndose y que va a continuar». Señaló a ABC que estas decisiones de oficiales de salir de Venezuela se traduce en una «confrontación de los principios y los valores de las Fuerza Armada Nacional (…) Hay elementos que socavan la cohesión y la estructura militar que es difícil de explicar a los subalternos», pues, asegura, es más fácil huir para los de menor rango porque son jóvenes.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!