Marcos Llorente renovará en 2019

Quiere ir paso a paso. No atarse. Desea jugar por encima de todas las cosas y si no lo hace, prefiere cambiar de equipo. Ese ha sido su santo y seña a lo largo de su carrera. Después de tres años de incertidumbre, Marcos Llorente ha decidido que su sitio es el de su padre, Paco. El centrocampista ha demostrado que tiene calidad y capacidad para ser titular en el Real Madrid. Ser suplente del campeón no le conforma. En dos meses se ha ganado su porvenir en el fútbol al más alto nivel. Ha pergeñado el destino de su carrera.

Las cifras de Marcos: 678 minutos ha disputado esta temporada. Lopetegui solo le concedió 43. Solari le ha otorgado 635. En total suma nueve partidos y un gol, el anotado en la final del Mundial de Clubes. La temporada pasada solo jugó 1.063 minutos con Zidane, repartidos en veinte encuentros

«El Rubio» comenzó a jugar al fútbol en el club Deportivo las Rozas hace dieciséis años, cuando tenía siete. Tras pasar por el Roceña y el Rayo Majadahonda saltó al Real Madrid, el club donde su gran familia hizo historia con dos balones, el de fútbol (Gento, Grosso, Julio Llorente, Paco) y el de baloncesto (José Luis, Toñín). Marcos debutó con trece años en el infantil A del Real Madrid hace una década.

Todo cambió con Solari

Desde entonces, cada temporada supuso un paso adelante en su trayectoria: cadete B, cadete A, juvenil C, juvenil B, juvenil A y el Castilla como preludio de su cesión al Alavés. A los 21 demostró en Vitoria todas las enseñanzas asimiladas durante tantas campañas de formación. Tenía muchas ofertas de Primera, y de la Premier, en cartera. Y el Real Madrid lo ascendió a su primera plantilla el 1 de julio de 2017. El 23 de septiembre de ese año firmó su contrato con la primera plantilla. No extendió el acuerdo por seis temporadas, como es habitual entre los jóvenes futbolistas de la casa. Su tío, Julio Llorente, negoció un convenio por cuatro campañas, hasta 2021. La razón es que Marcos no deseaba sentirse atado. Tiene las ideas muy claras. Si no jugaba, prefería irse. Y así pensaba hace tres meses, cuando Lopetegui solo le había utilizado durante 43 minutos. La llegada de Solari cambió su situación radicalmente.

Renovó en 2017 por cuatro años. El 23 de septiembre de 2017 «solo» firmó hasta 2021 porque deseaba comprobar si su porvenir estaba en el Real Madrid o tendría que marcharse por falta de partidos. Los hechos le han demostrado que «este es su equipo»

La verdad es que al principio tampoco tuvo oportunidades con el argentino. El nuevo entrenador confió primero en Kroos y en Ceballos para ocupar el puesto de Casemiro. Las dos pruebas no salieron bien. Desde la dirección deportiva se le aconsejaba que alineara al otro medio centro puro del plantel, Marcos. En cuanto lo hizo, el madrileño encantó a todos. En Roma estuvo sobresaliente. Plasmó que está hecho para el Real Madrid.

Desde su bautizo de fuego en Roma, el canterano ha sido titular fijo en todos los partidos importantes. Suma ocho encuentros con Solari, 635 minutos de competición a sus órdenes, en los que marcó su primer gol con el primer equipo, un tanto muy importante, en la final del Mundial de Clubes, donde fue elegido el mejor futbolista.

Cumplirá 24 años el 30 de enero. Entra en la madurez como jugador y la entidad le ofrecerá sin prisa, pero sin pausa, un acuerdo a largo plazo. Confía en el canterano. «Es el futuro»

Con Zidane solo disfrutó de 1.063 minutos en la campaña anterior. Ahora superará ampliamente esa cifra. Es titular. Casemiro deberá luchar para recuperar el sitio.

El Real Madrid piensa reconocer su valía en 2019. Solo le quedarán dos años de contrato y hay que negociar su continuidad a largo plazo. «Su futuro está aquí», subraya el club. Le ofrecerá una ampliación y mejora del acuerdo. Es «el prim er fichaje». Y ha salido gratis.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!