Mañueco ofrece pactar los presupuestos sin respuesta clara de la oposición

Valladolid Guardar

Va a pactar, sí o no?», insistió ayer el presidente de la Junta de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, al líder del principal partido de la oposición, el socialista Luis Tudanca, después de que le ofreciese seguir avanzando en por el camino del «histórico» Pacto para la Recuperación tras el impacto del Covid-19 y extender el diálogo al acuerdo en los Presupuestos de 2021. Pero ni sí, ni no, ni todo lo contrario. Nada dejó claro Tudanca en sus dos intervenciones durante el cara a cara en el Debate sobre el Estado de la Comunidad, ni tampoco el resto de fuerzas de la oposición. Si bien en su primer discurso pareció al menos amagar con coger el guante lanzado por Mañueco, en el siguiente apenas pasó de puntillas.

«¿Está dispuesto a sentarse? Es muy fácil, ¿sí o no?», insistió el presidente, quien en la sesión matinal llamó a que el «espíritu» de ese Pacto para la Recuperación -tienen la firma de Junta, PP, PSOE, Cs, Podemos y Por Ávila- «debe perdurar» e incluso «dar un paso más». Un avance que situó en sacar adelante unos propuestos «con un amplio respaldo parlamentario». Invitó a «todos» los grupos y «especialmente» al mayoritario de la oposición -en alusión al PSOE- «a consensuar y pactar» la Cuentas de 2021.

«Vamos a ser valienes y transformar un grave problema en una oportunidad»

Pero nada en claro se llevó Mañueco de la sesión en la que brindó la «disposición» del Gobierno para el entendimiento, pese a «no» necesitar de otros para sacar adelante el presupuesto, pues PP y Cs suman mayoría suficiente. «Pero queremos acuerdos», pues el momento -marcado por un impacto del Covid-19 que dejará su impronta en esta legislatura y en la próxima, avanzó- «lo precisa». «Podemos seguir siendo ejemplo para España», reivindicó Mañueco, quien llamó a sus señorías a «no olvidar» que el «objetivo fundamental» es Castilla y León y «entre todos debemos sacar» a la Comunidad «adelante». «Nos va nuestro futuros en ello», advirtió.

Sin entrar al fondo de la propuesta, a Tudanca sobre todo lo que no le gustaron fueron las formas. Afeó que Mañueco brindase la oferta en el Debate sobre el Estado de la Comunidad «para ganar un titular y una foto» y sin habérselo planteado antes. «Así no», espetó. «Ya está bien», exclamó el líder del PSOE, quien defendió que han sido «muy leales». Pero, añadió, «¿hasta cuándo va a abusar de nuestra paciencia?». «Para empezar», recordó, acaban de firmar un pacto que llamó a cumplir. «Y luego ya veremos», ofreció con la mano medio abierta el líder socialista, quien, eso sí, avanzó que seguirán haciendo oposición, llamó al presidente a «asumir sus responsabilidades» y aprovechó para recordar que los socialistas fueron la fuerza más votada y y están «preparados» para gobernar.

«Queremos que el medio rural salga reforzado y se vea como un entorno atractivo y fuente de alternativas reales»

«Abandone el pasado, sus frustraciones, la vieja política», clamó Mañueco, quien llamó a Tudanca a ser «valiente por el futuro de Castilla y León» y sin tener que esperar al «argumentario de Ferraz». Para animarle, anunció en su última intervención del día que el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, remitirá una carta a todos los grupos para invitarles a trabajar en los presupuestos de la recuperación.

Un futuro y presente marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, con sus impactos también sociales y económicos. Una situación que ha marcado «uno de cada tres días» del Gobierno en coalición de PP y Cs, dos fuerzas políticas «unidas en torno a un proyecto conjunto de Comunidad» y que está «cohesionado», defendió casi nada más subir a la tribuna de oradores en su primer debate de política general. Y casi a renglón seguido, el tema que prácticamente monopolizó la sesión: el Covid-19, que hizo que la senda de la economía, ya más desacelerada, «se vio truncada» y «alteró las prioridades políticas y de gestión». «Un escenario que nadie esperaba y para el que nadie estaba preparada» y que además del «drama sanitario y social» ha dejado una «fuerte caída de la actividad de empresas y servicios».

Lecciones

Pero la crisis, «nos ha dado experiencias de las que hemos aprendido», sostuvo el presidente, quien defendió que al igual que «hemos sido prudente para proteger la salud, vamos a ser valientes para transformar un grave problema en una oportunidad para hacer a Castilla y León mejor». Para ello, clave, «un profundo proceso de modernización» y el «impulso de una nueva economía», en la que empresarios y emprendedores «deben seguir teniendo un papel esencial», a los que brindó «fiscalidad moderada» y agilización de trámites. También, la «transformación digital», que «ya no es una posibilidad, es una necesidad» y «un derecho que vamos a garantizar», apuntó el jefe del Ejecutivo, quien avanzó que están cerrando un acuerdo con el Gobierno de España para «participar con fondos» de la Comunidad para la extensión de la banda ancha y en julio se rubricarán protocolos con todas las diputaciones en esta dirección.

Objetivos

La reindustrialización «como objetivo irrenunciable», pues es un sector que la crisis ha evidenciado que «aporta estabilidad, adaptación, resiliencia, empleo de calidad y es garante de bienestar colectivo» o una nueva estrategia en el plan de reactivación del comercio, «muy afectado» por esta crisis, entre los compromisos y prioridades de Mañueco. También el turismo, para vender a Castilla y León como «prudencia en la desescalada» como garantía. «A diferencia del turismo masificado, es un turismo selectivo y de calidad», defendió.

Todo hacia un «objetivo fundamental» como es «conseguir que el impacto de la crisis en Castilla y León en términos de PIB, deuda y empleo sea menor que a nivel nacional». «Que la recuperación se puede producir antes y desde bases más sólidas», explicó el presidente de la Junta.

Y otro «objetivo estratégico» hacia el que también se dirige esa «apuesta modernizadora a través de la nueva economía, la transformación digital, la sostenibilidad o la garantía de los servicios en el territorio»: el «impulso al mundo rural». «Queremos que salga reforzado tras esta crisis y se vea como un entorno atractivo porque ofrece una calidad de vida mejor y más segura y porque es fuente de alternativas económicas reales», defendió el jefe del Ejecutivo, para quien «el éxito en revitalizar» el mundo rural «representará el éxito» de otro de los «grandes desafíos», el demográfico. En este campo, clave el apoyo al sector agrario y también el transporte. Además de apoyo a las líneas concesionarias de transporte, que llegará «a todos» los pueblos, bonificación «casi en su totalidad» a para mayores y jóvenes.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!