Macron presume de liderazgo europeo en Defensa en su peor momento como presidente

El primer aniversario del optimista y europeísta discurso de Emmanuel Macron en la Universidad de la Sorbona en plena luna de miel tras ganar las elecciones llega en el peor momento del político llamado a liderar las reformas que Francia y la Unión Europea necesitan. En apenas tres meses, el joven líder centrista ha lidiado con la dimisión del televisivo ministro para la Transición Ecológica, Nicolas Hulot, la decisión de su ministro de Interior, Gerard Collomb, de renunciar tras las elecciones europeas a su cartera para presentarse de nuevo para la alcaldía de Lyon, el escándalo de su guardaespaldas Benalla, acusado de golpear a dos manifestantes y de hacerse pasar por un policía el 1 de mayo; y el desplome de su popularidad, en parte motivada por su presunta altivez: «Cruzo la calle y te encuentro trabajo», le dijo hace diez días a un joven desempleado que salió a su paso. En contraste con las turbulencias en política interior, Macron se reafirma en su papel como líder del multilateralismo ante el «America First» de Donald Trump en la ONU y puede dar cuenta de los avances en la Europa de la Defensa, tal como insistió en su alocución de finales de agosto ante los 170 embajadores de Francia.

El 26 de septiembre de 2017 Macron propuso fortalecer la Europa de la Defensa mediante la creación de una «fuerza de intervención común» europea, un presupuesto de Defensa común y una «doctrina común». En este año, los Estados miembros han concretado la Coordinación Estructurada Permanente (PESCO), espoleados por el Brexit y la desconfianza que genera Trump. Como la canciller Angela Merkel, Macron ha insistido en la necesidad de Europa de avanzar hacia su autonomía estratégica con respecto a Washington: «Europa ya no puede entregar su seguridad a Estados Unidos», expresó.

En esa línea se expresó esta semana el embajador francés en España, Yves Saint-Geours, en un desayuno informativo. A la pregunta de ABC sobre pasos concretos en la integración europea en materia de Defensa, el diplomático resaltó que «Europa sigue avanzando en la Europa de la Defensa» y puso como ejemplo la Iniciativa Europea de Intervención (IEI), en la que ocho países se unieron a la propuesta de Francia en una carta de intención firmada el 25 de junio en Luxemburgo, aunque sin confirmarse aún si reemplazarán a los «Battlegroup» (la Fuerza de Reacción Rápida de la Unión Europea). «Va a haber Defensa europea», aseveró.

Para el director del think tank Instituto Delors, Sébastien Maillard, citado por la revista «L’Orient-Le Jour», «un año después de este discurso, Emmanuel Macron ha registrado algunas victorias simbólicas (como en el campo de la defensa), pero se ha enfrentado a un deterioro de la escena política europea de las elecciones en las elecciones que no ha permitido tener un caldo de cultivo favorable». La visión de Macron para Europa contrasta con la del Grupo de Visegrado y con la del nuevo Gobierno populista de Italia, cuyo omnipresente ministro del Interior, Matteo Salvini, ha tenido varios encontronazos con el líder francés sobre todo en la cuestión migratoria. Para el embajador francés en Madrid, los problemas con Italia se limitan a temas como la inmigración: «Conectamos con Italia en la Unión Económica y en la Industria, pero con la inmigración tenemos un problema claro, un problema que puede antagonizar a los europeos», añadió.

El Elíseo presume de que los Estados miembros respaldaron su propuesta de estructura permanente para simplificar la adquisición militar y el nuevo fondo de innovación de Defensa dotado con un presupuesto de 13.000 millones de euros para el periodo 2021-2027.

La dureza de París en las negociaciones del Brexit para mostrar que en ningún caso dejar la Unión será ventajoso -«aceptar el plan Chequers sería suicida», dijo ayer el ministro de Economía, Bruno Le Maire- contrasta con sus intereses por mantener a Reino Unido vinculado a la Europa de la Defensa. En el desayuno con los periodistas, el embajador francés sentenció que el Brexit es “un problema del Reino Unido, no de Europa” pero aludió a la relación especial en Defensa entre ambos países que se remonta al acuerdo bilateral de la declaración de Saint-Malo, la cumbre franco-británica que articuló el despegue de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD).

El diplomático agregó, refiriéndose a Macron, que Europa «debe repensar la Defensa del continente poniendo encima de la mesa una reflexión sobre la relación con el Reino Unido». Sobre España, Saint-Geours destacó la activa colaboración de Francia con España y los avances en interoperabilidad en los últimos años.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!