Luz verde a la nueva senda del Tajo que atraviesa la Vega Baja

La última Junta de Gobierno Local del año 2018 ha adjudicado las obras del proyecto de la senda peatonal de Vega Baja a la empresa «Entorno Obras y Servicios, S.L». por un importe de 352.122 euros. Se trata de una promesa que realizó la alcaldesa, Milagros Tolón, en el Debate del Estado del Municipio celebrado el pasado mes de julio y que pretende recuperar una zona degradada en la ciudad tras la paralización hace ya doce años del proyecto urbanístico de la Vega Baja doce años. La senda tendrá trescientos sesenta metros de longitud y cuatro metros de ancho y discurrirá por el Poblado Obrero, atravesando el yacimiento arqueológico, hasta llegar al río Tajo. Una forma de acercar el río y el campus universitario a la ciudad y, en concreto, al barrio de Santa Teresa.

El proyecto aprobado propone «impulsar pequeñas acciones tendentes a la puesta en valor y recuperación de esta zona de la ciudad». La actuación es fruto de las acciones que el Ayuntamiento va a emprender en los próximos en la Vega Baja y, para ello, el Ayuntamiento ha contado con el apoyo y asesoramiento de la Real Fundación de Toledo. «Esta actuación representa el primer punto de encuentro en la toma de decisiones sobre este lugar tan importante en la ciudad, y pretende consensuar distintas posturas en relación con la protección del patrimonio, para fomentar un acercamiento de los habitantes de la ciudad a este espacio de singular valor», se explica en el proyecto.

La idea es la recuperación de «un camino peatonal semiabandonado» en el borde oeste de la Vega Baja, al que se le da continuidad por el terreno arqueológico hasta el Poblado Obrero. Este camino enlaza con la senda peatonal existente en la ribera derecha del río, en su extremo oeste, y con la avenida Mas del Ribero y la prolongación hacia el Poblado Obrero en su extremo este, de forma que el territorio urbano y periurbano quedan unidos. Se pretende conseguir un enlace peatonal que acerque la ciudad al río, a la senda peatonal existente desde hace años, con una intervención sencilla, en la que no se prevé una urbanización convencional.

La senda transcurre por tres ámbitos diferenciados. El primero supone la antesala urbana de la senda y favorece un paso peatonal desde la senda a lo largo de la calle Armeros, una vía del Poblado Obrero y se encuentra consolidada y urbanizada de modo convencional, hasta llegar a la plaza de la Caleta. Aquí, el desarrollo es prácticamente plano.

El segundo tramo de la senda se sitúa en el borde Oeste de la Vega Baja. Nace en la avenida Mas del Ribero como prolongación de la trayectoria de la calle Armeros y discurre por los terrenos del yacimiento arqueológico. En este lugar se han realizando excavaciones que han dejado al descubierto vestigios de valor para el patrimonio histórico de la ciudad. La senda en este tramo conecta las avenidas Mas del Ribero y San Pedro el Verde que tienen una diferencia de cota de dos metros entre ellas. Sin embargo, la superficie que atraviesa presenta una topografía irregular a consecuencia de las excavaciones.

Tercer tramo

El tercer tramo continúa por la calle Lima, paralelo al muro del recinto de la Fábrica de Armas, hasta su encuentro con la senda del Río Tajo. Parte de la avenida San Pedro el Verde, que está pavimentada, y su continuación hacia el río está consolidada por el paso de personas y vehículos puntuales. Este último tramo es prácticamente plano hasta su encuentro con la ribera, en el que se incrementa la pendiente.

Finamente, los accesos se realizarán por la avenida Mas del Ribero y la avenida San Pedro el Verde y, además, la senda está dotada de una instalación de riego, por lo que está prevista una acometida a la Red de abastecimiento existente en la avenida San Pedro el Verde.

La actuación tiene lugar en plena Vega Baja, «una zona central de la ciudad de Toledo, con amplia capacidad de acogida de sus habitantes y visitantes y que cuenta con lugares significativos como el Circo Romano y la antigua Real Fábrica de Armas, hoy campus de la Universidad de Castilla-La Mancha».

La zona es especialmente sensible por sus hallazgos arqueológicos, lo que provocó la paralización del proyecto urbanístico. Desde su paralización, en 2006, se han realizado campañas de excavaciones arqueológicas de forma puntual, aunque está pendiente que se apruebe, sin fecha, un proyecto definitivo para dar una solución a estos terrenos situados en pleno centro de la ciudad. Así, en los sondeos arqueológicos se documentaron abundantes estructuras correspondientes a edificaciones visigodas, cuya ubicación permitía exponer la hipotética existencia de urbanismo tardorromano / visigodo en la zona.

Caminos arbolados

En la actualidad, la calle Armeros es una vía con las mismas características que las calles del Poblado, estrechas con acerado de dimensiones muy reducidas; en la superficie de intervención de este ámbito actualmente no hay acera ni paso peatonal. El tramo que atraviesa el yacimiento arqueológico coincide con una zanja de ejecución de saneamiento.

En la avenida San Pedro el Verde, la conexión con la continuación de la senda se realiza por el aparcamiento de reciente construcción. La calle Lima presenta una primera parte de acceso a las viviendas pavimentada con adoquines prefabricados, y su prolongación hasta la senda tiene profusión de árboles y arbustos que han crecido de manera espontánea en la cara norte del muro.

La senda tiene como objetivo contribuir a la recuperación del paisaje tradicional de caminos arbolados en la vega del río Tajo. Las decisiones técnicas se toman con el criterio de actuación propio de un entorno natural y no urbano, para preservar el carácter de espacio no urbanizado de transición entre la ciudad y el río.

Entendida como enlace peatonal en prolongación de la calle Armeros hasta conectar con la calle Lima y llegar al río, la senda atraviesa el área arqueológica de Vega Baja, donde discurre como una elevación del terreno que se adapta a las irregularidades, excavaciones y restos arqueológicos existentes. En el encuentro de la senda con la calle San Pedro el Verde, bajo los negrillos existentes, se define una zona estancial de características similares a la senda peatonal trazada.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!