Luis Malvido: “Todas las rutas internacionales dan pérdidas”

CORDOBA.- El presidente de Aerolíneas Argentinas (AA), Luis Malvido, admitió que “siempre” analizan “levantar algunas rutas internacionales, porque el objetivo de la empresa es ser rentable, avanzar en minimizar el déficit”.

Hace unos días reconoció que este año la empresa necesitará más aportes de capital que en 2018, cuando fueron US$200 millones, si bien no adelantó en cuánto podría cerrar el requerimiento en 2019.

Describió que un componente importante para el incremento del déficit es que se están reparando a nuevo unos 20 motores de aviones, que implica un costo de US$70 millones, y subrayó que se continúa pagando la deuda heredada de la anterior administración, que era de US$670 millones y que hoy ronda los US$300 millones.

No descartó que, cuando mejoren las condiciones en el mercado internacional, esa deuda se pueda refinanciar a más años y menores tasas. “El aval del Estado ya está aprobado”, puntualizó. En ese marco, aclaró que la cifra de $4500 millones estimada como déficit para este año (publicada en el Boletín Oficial) “corresponde al último trimestre del año pasado; ya no es así”.

Malvido explicó que todas las rutas internacionales de la compañía son deficitarias, mientras que algunas domésticas también lo son, pero en mucha menor medida. “De las internacionales ninguna cubre los gastos propios y algunas ni siquiera los variables, como el combustible. Hay casos en que bajar a todo el pasaje y devolverle el dinero nos sería más rentable”, graficó.

Ante la consulta puntual de LA NACION respecto de por qué no se eliminan rutas internacionales cuando sí lo hacen a nivel local, enfatizó que “siempre es más difícil”, y añadió: “Lo analizamos, pero cuando elimino una es porque encontré algo mejor, como el caso de bajar la frecuencia a Nueva York y, en el verano estadounidense, poner una más a Orlando, que terminada esa estación, se cortará. Los aviones alquilados no se pueden devolver cuando uno quiere, eso también condiciona”.

Dijo que la expectativa es que se termine la guerra de tarifas internacionales -a la que calificó como “peor” que la que se registra a nivel doméstico- y que “con una macro más estable, la situación sea más previsible y los números de esas rutas mejoren”.

En medio del conflicto con los pilotos, Malvido volvió a criticar las protestas -a las que definió como una “clara acción política”- y ratificó que, con la misma cantidad de empleados que en 2015 (unos 12.300), el volumen de pasajeros transportados creció 40%. “Mejoramos la productividad fuerte y, a la vez, fuimos reduciendo el déficit. Queda mucho por hacer. Con 80 aviones la relación entre empleados por unidad es bastante más alta que en otras empresas similares”, destacó.

Luego, señaló que los objetivos prioritarios de la línea de bandera son comunicar el país y hacerlo con la mayor rentabilidad posible. “No necesariamente -como dicen los gremios- las rutas deficitarias internas son las que no tienen competencia. No es así”, aseguró.

Respecto a cuándo Aerolíneas podría tener déficit cero, advirtió que es “complicado” que sea el año próximo. “Es inadmisible que tenga subsidios. De existir, deberían ser puntuales y orientados, pero no generales”, resumió.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!