Los taxistas de Madrid esperarán hasta que estés a salvo en casa

Caminar a altas horas de la madrugada por calles desérticas y oscuras no es seguro. Y eso bien lo sabe el colectivo femenino, uno de los más vulnerables de nuestra sociedad hoy en día. Por eso, los taxistas de la capital se han lanzado en masa para servir de apoyo y ayuda a sus clientes –sin importar la edad o el sexo– que tengan que realizar un trayecto en horas intempestivas.

Así, la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) ha impulsado la idea de colocar pegatinas en estos vehículos con la frase: «Si quieres puedo esperar a que entres. Dímelo». De esta manera, los taxistas se quedarán esperando a que el cliente entre en su casa, vigilando por si pasara cualquier cosa y fuera requerida su ayuda «ante la oleada de inseguridad que sufre nuestra sociedad en los últimos tiempos», afirma José Miguel Fúnez, uno de los representantes de la FPTM.

Sin embargo, esto viene ya de «antaño». Según afirma Fúnez, algunos ya tenían el «detalle» de esperar a que la persona entrara en el portal de su vivienda para asegurarse de que llegaba bien a casa: «Antes de la iniciativa, muchos compañeros ya lo hacíamos y avisamos al cliente, que nos lo agradece de antemano».

Pegatina en los taxis – ABC

Ahora, la pegatina –en forma de señal de peligro con los bordes morados y el interior blanco sobre el que se lee la frase mencionada anteriormente–, pretende ser un objeto que infunda una mayor seguridad al cliente para evitar que la timidez impida pedirle al conductor que se quede esperando unos minutos hasta saberse a salvo.

Es una campaña muy centrada en la mujer, muchas veces víctima de acoso, abusos o violaciones. Para algunas, regresar a casa después de una fiesta es toda una odisea y el simple hecho de caminar solas por la calle de noche les hace sentir incómodas y siempre estar alerta. Sin embargo, los taxistas avisan que también se extiende a otros grupos, como personas mayores «que salen al teatro o a cenar por la noche y al regresar a casa a altas horas de la madrugada, no se sienten seguros».

Fúnez explica que esto, para el taxi es «un servicio más» que implica ser parte de esta profesión. «Somos un servicio público y queremos la seguridad de nuestro cliente, no solo en nuestro vehículo sino en el destino final», declara.

La Federación del Taxi han empezado esta campaña en Madrid con la colaboración de la empresa de moda Pequeña Moma, pero quieren extenderla a toda España, «ya que tenemos el 42% de representación a nivel nacional». Aprovechan que pueden causar una gran repercusión, por lo que Fúnez insta a que los taxistas se lo tomen como «una obligación propia el asegurar el trayecto viendo cómo el cliente entra seguro en su portal» y pide que el sector se implique más en este aspecto.

Violencia en cifras

Cuarenta y cuatro mujeres han sido asesinadas en España en lo que llevamos de año, entre las que se encuentran tres menores, según cifras del Ministerio de Igualdad. Además, seis de estas víctimas pertenecen a la Comunidad de Madrid.

Ya son 40.319 las denuncias recibidas en 2019 y casi 2.000 hechos denunciados por mujeres por agresiones sexuales. Las cifras no hacen más que aumentar cada año. Y solo en el primer trimestre en Madrid, se interpusieron 6.472 denuncias.

Aún así, José Miguel Fúnez asegura que durante los paros del pasado mes de enero y febrero de este año, «se redujeron las llamadas de emergencia al 112 un 50%». Esto, a su parecer, es porque los taxistas actúan como otro cuerpo de policía más. «Hay entre 3.000 y 5.000 taxis todas las noches por la ciudad, vigilando cada una de las esquinas», alega. Y añade que muchas veces la Policía no es capaz de llegar hasta donde llegan los taxistas, por eso colaboran «en todo lo que podemos con ellos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!