«Los sueños se hacen realidad»

Entre vítores salió el croata a la palestra. Infantino acababa de nombrarle el mejor jugador del mundo. Era turno de su discurso: «Es un gran honor y un sentimiento genial estar aquí con este gran trofeo. En primer lugar quiero felicitar a Salah y Cristiano por su gran temporada. En el futuro tendrán más oportunidad de ganar esto, estoy seguro. El trofeo no es solo mío, es de mis compañeros del Real Madrid y Croacia y de los entrenadores para los que he jugado; gracias a todos ellos. Trofeo también para mi familia, sin la cual no sería lo que ahora soy». Titubeó. «Gracias a mis seguidores por el apoyo que me dan, significa mucho para mí. Quiero agradecer a los que han votado por mí y a mi ídolo, capitán de Croacia en los 90′, fue mi gran inspitación. Nos dieron a entender que en Rusia podíamos hacer algo importante; queremos ser lo mismo para las próximas genraciones. Este premio demuestra que todos podemos convertirnos en el mejor del mundo con trabajo y dedicación, porque los sueños se hacen realidad».

En español dio las gracias al club y aficionados por el cariño y apoyo que le muestran. Les ofreció el título. Tras unas palabras en croata y más vitores por parte de los asistentes, Modric culminó sus primeros cinco minutos como mejor jugador del mundo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!