Los socios de Sánchez atizan a Ciudadanos para tapar los 21 puntos de Torra

El último Pleno del Congreso en esta legislatura se las prometía felices hasta que ha intervenido esta tarde Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario de Ciudadanos, para pedir sus votos a la Cámara y exigir con ellos al Gobierno que no negocie nunca más con los separatistas al margen de las instituciones y que no debata bajo ninguna circunstancia ni una sola de las veintiuna exigencias de Quim Torra.

El tono brusco empleado por el diputado liberal ha removido en sus asientos a los socios de la moción de censura contra Mariano Rajoy, que han visto en las formas de Girauta la excusa perfecta para arremeter contra Cs y desviar el foco de atención de la iniciativa objeto de debate.

El bloque de la moción ha frustrado con sus votos que el Congreso inste al Ejecutivo a no volver a negociar con el independentismo a espaldas de las instituciones, pero para PSOE, Podemos, PNV y, por supuesto, ERC y PDECat, lo importante era censurar el tono «mitinero» del portavoz de Cs en la Cámara Baja.

José Zaragoza, diputado socialista, ha aprovechado su intervención para echarle en cara a Girauta, del «partido de la regeneración», las sociedades Begoña Villacís, precandidata a la Alcaldía de Madrid; mientras que Joan Mena, diputado de En Comú, ha ironizado con la «resurrección» del fugado Carles Puigdemont por el viaje de Inés Arrimadas a Waterloo (Bélgica) o con la «huida» a Toledo del propio Girauta.

Xuclà acusa a Ciudadanos de buscar una «solución final» hacia la «liquidación» de los separatistas

El más parco en palabras, y no por ello el menos dañino, ha sido el portavoz en el Congreso del PNV, Aitor Esteban, que se ha limitado a decir: «No es mi costumbre contestar a los mítines, y por ello mi resumen es: no al punto número uno y tampoco al punto número dos».

En un debate bronco que ha provocado que Ignacio Prendes (Cs), que ejercía en ese momento de presidente de la Cámara, haya llamado al orden en varias ocasiones, el republicano Gabriel Rufián ha estado más comedido que en otras ocasiones —ha reconocido la labor de Cs en la comisión de investigación de la supuesta financiación irregular del PP, o en la del accidente del tren Alvia en el barrio compostelano de Angrois— aunque sin abandonar su recurso a la sorna, con la que ha igualado el discurso de Cs con el de Vox.

El más duro, sin duda, ha sido el diputado del PDECat Jordi Xuclà, quien ha llegado a comparar el discurso de Girauta con el del nazismo, como si propusiese una «solución final» hacia la «liquidación» de los independentistas. Palabras que han provocado la enérgica protesta de Girauta desde su escaño, y una nueva intervención de Prendes para restaurar el orden en la Cámara.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!