Los sindicatos policiales piden a Interior que desvele la autoría del informe

La autoría del informe difundido sobre los incidentes acaecidos con Ciudadanos durante la manifestación del Orgullo Gay del pasado sábado continúa siendo un misterio. Inicialmente se atribuyó su elaboración a la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Sin embargo, como ya informó ABC ayer, se trata de un documento «apócrifo», puesto que ninguna unidad policial se ha hecho responsable del mismo aún.

Las fuentes consultadas por este diario de los sindicatos policiales de Unión Federal de Policía (UFP) y Jupol exigen al ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, que revele quién realizó dicho escrito, en el que se limita el acoso a la comitiva de los liberales a insultos y al lanzamiento de agua y objetos no peligrosos. Dudan de la autenticidad del informe debido a sus defectos formales: no estaba firmado, junto al escudo de España se leía «Ministeri» y tampoco figuraba el logo obligatorio del 40 aniversario del ingreso de la mujer al Cuerpo.

Pero sobre todo ambos sindicatos ponen en entredicho el documento porque contradice la versión que han dado de los hechos los agentes de paisano que actuaron en los escraches. «Nos posicionamos del lado de los compañeros que intervinieron, los cuales nos han expresado que sí que hubo agresiones y que temieron por la integridad física de los miembros de Ciudadanos y por la suya propia», dicen desde Jupol a este periódico.

Asumir responsabilidades

Por su parte, la Confederación Española de Policía (CEP) se muestra convencida de que «los datos recogidos en el informe que ha trascendido se ajustan a lo que ocurrió». Fuentes oficiales consultadas por ABC reconocen que el documento no posee el «formato habitual empleado en la Policía Nacional». Eso sí, matizan: «Desconocemos el destinatario y trámite final del mismo. Si su fin último era el ser incorporado a una causa judicial, no reúne los requisitos formales exigibles en estas comunicaciones. Si se trata de un borrador o un informe interno, no es el primero de estas características que se hace sin que conste autor».

En cualquier caso, advierten que las expresiones valorativas que contenía jamás se incluyen en este tipo de documentos. La CEP se ha mostrado en contra de que se filtren este tipo de escritos a la prensa «y que eso genere un debate político ajeno a la Policía».

El sindicato UFP emitió ayer un comunicado en el que rechazaba también la «utilización política de la Policía Nacional». «Algunos medios comienzan a hablar de un “informe Marlaska”», señalaban. Al mismo tiempo, se quejaban de la «lamentable» imagen que se ha ofrecido del Cuerpo. Asimismo, denunciaban en dicha nota que seis agentes fueran heridos durante la marcha del Orgullo LGTBI al tratar de proteger a los manifestantes de Ciudadanos.

Por eso, la UFP reclama que se «asuman responsabilidades». Ante las informaciones que apuntan a un segundo informe ampliado y corregido por la Jefatura Superior de Policía de Madrid, se preguntan cuál de los dos elevarán a las autoridades judiciales en el supuesto de que lo soliciten. «¿Presentará el primero, el corregido o hará un tercero? ¿Se trabaja así en la Policía? No es serio y es muy grave», recalcan.

Mientras tanto, Marlaska sigue sinrevelar la autoría del informe. El ministro eludió ayer responder esa cuestión y refirió que debe ser contestada por la Dirección General de la Policía. En declaraciones recogidas por Efe, puntualizó que los documentos son de los «órganos oportunos y oficiales correspondientes y (…) se remitirán en caso de que sean requeridos a la autoridades competentes».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!