Los servicios secretos no consideran que Alternativa para Alemania sea «sospechoso»

Los servicios secretos alemanes no pueden considerar al partido anti europeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD) como «sospechoso» de violar la Constitución ni como «caso a examinar». Así lo ha sentenciado el Tribunal Administrativo de Colonia ante el recurso interpuesto por esa formación política, la tercera ya a escala federal y que había demandado al jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), servicios de inteligencia de Interior, Thomas Haldenwang, por la «estigmatización» que suponía esa medida. «La decisión del tribunal evidencia que el comportamiento de la BfV y especialmente de su presidente, Haldenwang, no son acordes con los principios de un Estado de derecho», ha reaccionado a través de un comunicado el presidente de AfD, Jörg Meuthen, tras conocerse ese fallo. La sentencia no impedirá, sin embargo, que los servicios alemanes de inteligencia mantenga bajo observación a algunas secciones de AfD, especialmente en lo que concierne a las actividades de sus juventudes, la Alternativa Juvenil (JA), y también al sector más radical del partido, denominado «El Ala». El propio Haldenwang ha informado acerca de ese seguimiento, que en sus palabras consiste en un «estudio más sistemático» de ese partido y del comportamiento de algunos de sus miembros, por presuntas tendencias extremistas contrarias al orden constitucional alemán.

Los sondeos avanzan que AfD obtendrá en las próximas elecciones europeas de mayo un resultado del 12% para ocupar escaños desde los que quieren trabajar por el cierre del Parlamento Europeo. La formación política espera también muy buenos resultados en los comicios regionales que tendrán lugar en otoño en los Bundesländer de Brandemburgo, Sajonia y Turingia. Sin embargo, sometido a un cordón sanitario por parte de los demás partidos políticos alemanes, no logra capitalizar su condición de primer partido de la oposición en el Bundestag, donde cuenta con 92 escaños. En el último congreso de Riesa, en numerosas intervenciones fueron insultadas y vilipendiadas las instituciones alemanas y europeas, por lo que el BfV desea evaluar los puntos en los que supuestamente el partido no respeta los principios de la Ley Fundamental alemana.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!