Los reci√©n creados GAAR ven ¬ęmuy tibios¬Ľ a los CDR y Arran

Es un fen√≥meno nuevo y podr√≠a abocar al independentismo a dar una vuelta de tuerca m√°s en su radicalismo callejero. Fuentes solventes consultadas por ABC explican que los autodenominados Grupos Aut√≥nomos de Acci√≥n R√°pida (GAAR) han surgido de su indignaci√≥n con el actual Govern. Pero no solo est√°n descontentos con la tibieza del Ejecutivo que preside Quim Torra en el intento de alcanzar la secesi√≥n sino que, incluso, adelantan por la izquierda a los grupos que hasta ahora encabezaban la radicalidad callejera: los Comit√©s de Defensa de la Rep√ļblica (CDR) y Arran, el movimiento juvenil vinculado a los anticapitalistas de la CUP. Son las facciones que hasta ahora hab√≠an capitalizado los principales sabotajes y ataques tanto al constitucionalismo como a infraestructuras.

Los GAAR presentaron sus credenciales en las redes sociales el pasado d√≠a 8, y en solo tres d√≠as superaban ya los 5.500 seguidores. Los servicios de Informaci√≥n de las Fuerzas de Seguridad permanecen atentos para comprobar si su fuerte irrupci√≥n en las redes se traduce tambi√©n en su eclosi√≥n en las calles catalanas ma√Īana, viernes, en el acoso que los independentistas tienen previsto al Consejo de Ministros que se celebrar√° en Barcelona, as√≠ como a otras infraestructuras clave de la Comunidad, en una d√≠a en que los secesionistas han hecho un llamamiento a hacer una ¬ęparada de pa√≠s¬Ľ.

Precisamente, seg√ļn las mismas fuentes, la estrategia de los GAAR pasar√≠a por acosar, b√°sicamente, a las Fuerzas de Seguridad, los nudos de comunicaci√≥n -tanto carreteras como v√≠as de tren-, y algunas zonas industriales. Todo ello, con acciones r√°pidas, tal y como dejan claro ya con el nombre con el que ellos mismos se han bautizado. Este ¬ęmodus operandi¬Ľ que predican les facilitar√≠a, adem√°s, que otros radicales se unan a sus acciones cautivados por su operatividad.

Los miembros (o simpatizantes) de los GAAR se comunican, sobre todo, a trav√©s de Telegram. En esta red social, los cabecillas, tratan de hacer llamamientos para reclutar para sus brigadas a los independentistas descontentos con la ¬ętibieza¬Ľ del Govern secesionista e incluso de la CUP. Su intenci√≥n es, en la l√≠nea de lo que hasta ahora han estado haciendo en sus acciones los CDR, operar como grupos aut√≥nomos. Aprovechar√≠an, sin duda, el bagaje que hasta ahora han cosechado estos grupos. Cuanto menos sepan unas brigadas de las otras, mejor. Si no saben ni qui√©n compone el grupo vecino, ni cu√°ntos son ni qu√© van a hacer, menos posibilidades de que sus miembros delaten al resto de grupos.

El pr√≥ximo viernes se ver√° la verdadera fuerza de esta nueva iniciativa secesionista. Si irrumpen con su bautismo de fuego sembrando el caos en las calles catalanas o si, finalmente, todo se queda en meros ¬ęsabotajes virtuales¬Ľ sin traducci√≥n callejera. En cualquier caso, la evoluci√≥n de este nuevo fen√≥meno suscita la l√≥gica preocupaci√≥n.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!