Los Pumas vuelven a Brisbane, donde por primera vez voltearon a un grande

El equipo argentino se hizo fuerte en el scrum para vencer a los Wallabies hace 36 años Crédito: Captura de TV

La imagen del scrum argentino arrasando al de Australia hasta meterse en el in-goal es una de las marcas insignes en la historia del seleccionado argentino. El 31 de julio de 1983, los Pumas conseguían la primera victoria de la historia como visitantes de una potencia del rugby. Fue en el estadio Ballymore, de Brisbane, la ciudad donde este sábado volverán a enfrentarse, por la segunda fecha del Rugby Championship 2019.

Hasta el enfrentamiento del año pasado en Gold Coast, el equipo nacional nunca más había ganado en Australia. Para los locales será una revancha de aquel encuentro, e intentarán prolongar el invicto de cinco partidos en Brisbane, donde no pierden desde junio de 2016, frente a Inglaterra. Allí le ganaron a Nueva Zelanda, por ejemplo, por única vez en los últimos 11 enfrentamientos.

Será la primera vez de los Pumas en Lang Park (Suncorp Stadium, según su nombre comercial), ya que las cuatro presentaciones anteriores en la capital de Queensland (1983, 1986, 1995 y 2000) fueron en Ballymore. No obstante, la mayoría del plantel albiceleste conoce ese enclave, por haber jugado recientemente como Jaguares contra Reds, al que venció por 34-23.

A partir de la Guerra de las Malvinas, a los argentinos se les hizo difícil ir a competir a las Islas Británicas. Por ello, en 1982 fueron con la camiseta de Sudamérica XV a Sudáfrica y como los Pumas a Francia y España, y en 1983 viajaron por primera vez a Australia, que con David Campese y Mark Ella empezaba a hacer ruido. Ese equipo ganaría 19 de 21 partidos entre 1984 y la semifinal del Mundial 1987, perdida ante Francia.

Las crónicas lo califican como un partido muy luchado, en el que prevaleció la defensa de los Pumas, que anotaron dos tries: el primero, un scrum 5 en defensa del local que los argentinos empujaron hasta el in-goal hasta que Tomás Petersen se zambulló sobre la pelota; el segundo; un scrum propio que empujó unos 10 metros hasta la meta, rubricado por Buenaventura Mínguez. Hugo Porta anotó el resto de los puntos, incluido un drop. La primera línea estaba integrada por Serafín Dengra, Andrés “Perica” Courreges y Enrique “Topo” Rodríguez, que más adelante representaría al seleccionado australiano.

El resumen del partido de 1983

El sábado, otra vez en Brisbane, el scrum volverá a tener preponderancia. Los Pumas mostraron una gran adaptación a la nueva regla y jugaron de igual a igual contra Nueva Zelanda, más allá de entregar un penal al sacar la pelota con una mano. Australia, en cambio, fue dominada por los sudafricanos en el debut. Más allá de cuál se imponga, quedó claro que cuesta adaptarse al cambio normativo: en los dos partidos hubo incontables reseteos y se perdió mucho tiempo en esa formación.

En ese sentido, los Wallabies se refuerzan con el regreso del pilar Scott Sio, pero las modificaciones más importantes están entre los backs, con los ingresos de Will Genia, Kurley Beale y Marika Koroibete. En los Pumas, en materia de scrum, sobresale el regreso de Ramiro Herrera, aunque como pieza de recambio.

El choque de 1983 fue histórico por varios motivos. Este sábado, Pumas y Wallabies volverán a verse las caras en Brisbane, ahora por los puntos del prestigioso Championship.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!