Los Pumas, en busca del triunfo que cambie la racha: por qué Australia le transmite energías positivas

Pablo Matera y Nahuel Tetaz Chaparro, figuras del pack de los Pumas, entrenándose en Brisbane Crédito: Villarpress

La última vez que los Pumas pisaron Australia cortaron dos rachas. Por primera vez conseguían dos victorias en un mismo Rugby Championship y volvían a triunfar en ese país después de 35 años, un período oscuro entre el Mundial 2015 y junio de 2018. Es irrefutable que hoy el equipo está parado en un lugar mucho más auspicioso a cuando Mario Ledesma tomó la batuta. Así y todo, desde aquella victoria en Gold Coast, los Pumas no volvieron a ganar.

Mañana bien temprano, a las 6.45 de la Argentina, los Pumas volverán a jugar en Australia ante los Wallabies, por la segunda fecha del Rugby Championship 2019. Esta vez con el objetivo de trasladar el buen momento del equipo al resultado. No por una cuestión exitista, sino para prolongar ese envión anímico cuando faltan menos de dos meses para el Mundial.

Los Pumas vienen de hacer un gran partido ante los All Blacks , el mejor de los 14 que jugaron por el Rugby Championship. No alcanzó para ganar, en parte por mala fortuna y en parte por detalles que en este nivel hacen la diferencia. En eso tiene que trabajar Ledesma. Australia no demanda el mismo grado de precisión, pero sí de entrega. Ese aspecto no se puede soslayar.

El partido se jugará en el Suncorp Stadium de Brisbane, un escenario que los Pumas desconocen. No así la ciudad de Brisbane, donde consiguieron la primera victoria ante una potencia como visitantes, en 1983, y en la que el local está invicto en los últimos cinco partidos.

La formación de los Pumas

  • Titulares: Joaquín Tuculet, Santiago Cordero, Matías Moroni, Jerónimo de la Fuente y Ramiro Moyano; Nicolás Sánchez y Tomás Cubelli; Facundo Isa, Tomás Lezana y Pablo Matera; Tomás Lavanini y Guido Petti; Juan Figallo, Julián Montoya y Nahuel Tetaz Chaparro.
  • Suplentes: Santiago Socino, Mayco Vivas, Ramiro Herrera, Matías Alemanno, Juan Manuel Leguizamón, Felipe Ezcurra, Joaquín Díaz Bonilla y Matías Orlando.

Al triunfo de los Pumas en Gold Coast en septiembre de 2018 le sucedieron seis derrotas oficiales, siete si se incluye el amistoso con Barbarians: dos más por el Rugby Championship de ese año, tres de la ventana de noviembre en Europa y ante All Blacks el sábado pasado. Nada de que preocuparse ahora, pero cuando las derrotas se empiezan a acumular, como quedó demostrado en los últimos tres años, cualquier incidencia se magnifica.

Crédito: Villarpress

Respecto de este último partido, Ledesma introdujo cinco cambios. Entre los que ingresan se destacan Facundo Isa y Santiago Cordero, dos de los seis convocados del exterior. El tercera línea santiagueño, que no juega en los Pumas desde noviembre de 2016, debería aportarle potencia a un pack que carece de un portador natural con capacidad de romper la defensa por sí solo. El wing fue convocado de emergencia y no tiene garantizado su lugar en el plantel mundialista, por lo que su desafío será doble. No viste de celeste y blanco desde el Rugby Championship 2017 (en rigor, mañana tampoco lo hará ya que los Pumas presentarán la alternativa azul, cuanto menos polémica). En el banco, además, aparece Ramiro Herrera, por lo que los seis “extranjeros” verán acción (Sánchez y Figallo se mantienen como titulares). Si ingresa, se producirá el debut de Santiago Socino.

Los Wallabies llegan aún más urgidos. Solo ganaron 4 de los últimos 16 partidos y el entrenador Michael Cheika no encuentra el equipo. Una semana atrás cayeron malamente contra unos Springboks muletos y necesitan ganar este partido sí o sí antes de los dos partidos ante los All Blacks. Calidad les sobra y de alguna forma siempre se las ingenian para llegar bien al Mundial. No sea cosa que empiecen a enderezar el rumbo justo ahora. El regreso de James O’Connor, que no juega para el seleccionado desde 2013, es lo más saliente en una alineación reforzada respecto de la que cayó ante Sudáfrica: ingresan Scott Sio, Will Genia, Christian Lealiifano, Kurtley Beale y Marika Koroibete.

Ocho derrotas consecutivas en partidos internacionales es la peor racha en la historia de los Pumas. Ocurrió tres veces: entre 1910 y 1932, en 2013 y en 2014. Una cifra que parece lejana en función del rendimiento y el ánimo del equipo, pero no tanto en los números. Para que lo segundo no incida sobre lo primero, mejor cortar la racha cuanto antes. Este partido es una buena oportunidad de hacerlo.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!