los planes para Nochevieja más sofisticados

El 2018 acaricia lentamente su fin y cada vez son más las personas que aprovechan la Nochevieja para disfrutar de una escapada especial en pareja o probar la propuesta gastronómica de un nuevo restaurante con la familia o con amigos. Lejos de concurridas discotecas, a continuación cinco propuestas muy cuidadas con mucho encanto y un toque sofisticado.

1. Hotel Eugenia de Montijo en Toledo

Ubicado a 200 metros de la plaza del Ayuntamiento de Toledo, donde se encuentra uno de los mercados navideños con más encanto de la ciudad, el Hotel Eugenia de Montijo ofrece una interesante propuesta para celebrar la llegada del Año Nuevo. Su exquisita decoración, con reminiscencias francesas, obras de arte tanto antiguas como contemporáneas y detalles en color azul Tiffany’s -el favorito de la emperatriz-, está dedicada a la figura de Eugenia de Montijo rindiendo homenaje, en cada detalle, a su pasión por la moda, a su carácter fuerte y valiente y a su faceta como anfitriona de las fiestas más exclusivas y glamourosas del París del siglo XIX.

El pack de Fin de Año incluye la cena y el cotillón, una o dos noches de alojamiento (309 euros o 359 euros por persona) y brunch de Año Nuevo. La cena tendrá lugar en el lobby, que recrea los de los grandes hoteles de principios del XIX, con suelos de mármol, columnas y un gran lucernario de vidrio emplomado, y la fiesta posterior, tras las uvas, rememorará las veladas de Compegnie, las fiestas y recepciones en el Palacio del Elíseo y los veranos en Biarritz de los años dorados de Eugenia de Montijo, emperatriz de origen granadino consorte de los franceses como esposa de Napoleón III.

Entrada al hotel Eugenia de Montijo
Entrada al hotel Eugenia de Montijo – ABC

El menú comienza con champagne y combina platos típicos navideños con otros más sofisticados y con reminiscencias a la tradición gastronómica de Toledo. Así, por él desfilarán Bloody Mary con berberechos de las Rías, ensalada de manzana y perdiz o bacalao sobre glaseado ibérico y trompetas de la muerte y medallón de cordero sobre tierra de cuscús con Pedro Ximénez y dátiles.

Por su parte, el brunch de Año Nuevo incluye fruta fresca, zumo de naranja, tres variedades de café de Costa Rica, tabla de quesos, jamón ibérico, panes, croissants y magdalenas de masa madre, roscón de Reyes, Aove de primera prensada, un cóctel Bellini y un plato caliente a elegir entre huevos Benedictine, blinis con salmón, huevos fritos con jamón ibérico, hamburguesa de ternera o ensalada de quinoa.

2. La Casa del Presidente en Ávila

En la ciudad monumental de Ávila, la que fuera residencia de verano del presidente Adolfo Suárez durante casi dos décadas se reinventó este año como un coqueto hotel. Dotado con 10 habitaciones y con distintos salones que aún conservan la memoria de su pasado como casa presidencial, han diseñado un completísimo paquete de cena y fiesta con cotillón, alojamiento y brunch.

Salón de la Casa del Presidente en Ávila
Salón de la Casa del Presidente en Ávila

La cena de Nochevieja se basa en ostras, crema de castañas con trufa de Soria, souquet de marisco con carabinero, jamón ibérico de bellota de Guijuelo o capón relleno con calabaza asada, entre otros platis. También contempla el alojamiento (la noche del 31 al 1) y un brunch de Año Nuevo en el que se podrán encontrar frutas frescas, mermeladas caseras, embutidos, panes variados, yogur natural con cereales, semillas y frutas de Gredos, croissants, magdalenas y roscón de la Tahona del Sotillo y un plato caliente a elegir entre huevos Benedictine, huevos fritos con jamón ibérico, blinis con salmón, ensalada de quinoa, hamburguesa de vaca avileña o crêpes Suzette. Pack con una noche de alojamiento, 460 euros.

3. Guillermina, cocina cosmpolita entre arte

Salón del restaurante Guillermina
Salón del restaurante Guillermina – ABC

Viajar por el mundo a través del paladar. Esta es la propuesta de Guillermo Salazar, un chef inquieto y creativo que basa su cocina en la influencia de culturas y experiencias vividas a lo largo de su amplia trayectoria profesional. Para Fin de Año ofrecen un menú cerrado a base de algunas de sus platos estrellas como la ensaladilla rusa de centollo, la lubina con curry de calabaza o el tartar de toro con wasabi. El precio es de 80 euros con maridaje de vino.

Y además de buena gastronomía también se puede disfrutar de arte. El restaurante se halla en el hotel The Pavilions de Madrid, que alberga una sucursal de la prestigiosa Galería Álvaro Alcázar exponiendo sus obras en habitaciones y zonas comunes.

4. Sabor peruano en la capital

Restaurante Quispe
Restaurante Quispe – ABC

Quispe hace honor a su nombre –uno de los apellidos más antiguos y populares de Perú–, y recupera los orígenes de su gastronomía mestiza, sin que esto impida una evolución constante hacia la fusión y la creación. Un concepto claro desde su nacimiento, y que comparten su principal propietario César Figari, y el nuevo jefe de cocina, el experimentado chef Eduardo Troya.

Convertido en la principal referencia de cocina fusión peruana de Madrid, propone un delicioso menú de Nochevieja, ideal para despedir el año de una forma original y diferente. Confeccionado por Troya, se basa en los orígenes de una gastronomía mestiza, colorida, sabrosa y muy saludable, encumbrada como una de las mejores del mundo. Con un precio cerrado de 85 euros por persona, se compone de cinco entrantes para compartir, seguido de un pisco sour y dos principales, y terminando con un sorbete y postre. Incluye dos refrescos o cervezas por persona, y botella de vino o cava cada cuatro.

5. Al más puro estilo europeo

Sala de Fismuler Barcelona
Sala de Fismuler Barcelona – ABC

Nino Redruello y Patxi Zumárraga, socios y cocineros desde hace casi una década en los restaurantes que la familia Redruello posee en Madrid (La Ancha, Las Tortillas de Gabino y La Gabinoteca), agitaron la capital en 2016 con la apertura de Fismuler, un concepto de restaurante que Madrid no conocía hasta entonces. Fismuler cautivó al público desde que abrió sus puertas con una estética de derribo y una cocina natural y sin corsés plasmada en platos de producto y presentaciones sin pretensión, con técnicas de alta cocina escondidas tras una aparente sencillez; con sabor. Este año abrieron una sede en Barcelona en los bajos del nuevo Hotel Rec de Nuñez i Navarro.

Para Nochevieja han preparado un interesante menú (120 euros) amenizado con música en vivo. Como entrantes, proponen canapé de tartar de gambas, navajas o burrata. Entre el plato principal, destaca el rodaballo menier o la costilla de vaca. La propuesta incluye dos copas de sus alcoholes macerados.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!