Los planes del PNV sobre el derecho a decidir del País Vasco naufragan en la comisión de juristas

El Parlamento vasco deberá decidir en los próximos meses qué camino elige: el del respeto a la Constitución o el del conflicto con el Estado. Pero ningún indicio apunta a que la Cámara pueda aprobar por unanimidad un nuevo Estatuto. Ni siquiera la comisión de expertos encargada de la redacción del texto articulado logra ponerse de acuerdo, pues mientras PNV y EH Bildu mantienen sus posiciones sobre el derecho a decidir, el resto de formaciones apuestan por fórmulas que permitan renovar la norma autonómica sin cuestionar el encaje del territorio en España.

Los cinco expertos encargados de la presentación del proyecto legislativo de nuevo estatus, cada uno perteneciente a un grupo parlamentario, ahondaron en sus diferencias en la reunión que mantuvieron este lunes. Tal y como avanzó El Mundo y corroboró ABC, el PNV mantiene intactas sus pretensiones de que el nuevo Estatuto vasco recoja el derecho a decidir, así como la polémica diferenciación entre «ciudadanos» y «nacionales». Su objetivo, muy similar al de EH Bildu, es el de hacer del País Vasco un Estado que mantenga una «relación confederal» con España.

También la coalición soberanista insiste en un plan que fuentes parlamentarias tildan de «radicalmente inconstitucional» y que tendría consecuencias directas sobre el ámbito de la Justicia. En este sentido, advierten de que Bildu trata de establecer un Poder Judicial «prácticamente diferenciado del español y sin la autoridad del Tribunal Supremo».

La realidad, sin embargo, es que las reivindicaciones de las formaciones nacionalistas naufragan en la ponencia de Autogobierno. Según pudo saber ABC, el acuerdo entre está muy lejano, y cobra fuerza la posibilidad de que finalmente no se presente uno, sino varios textos articulados. De hecho, los juristas no trabajan el título preliminar en base a los principios acordados por PNV y Bildu, sino al texto de Podemos. Una propuesta que respeta la naturaleza del Estatuto de Guernica y que no plantea «cuestiones de inconstitucionalidad», informaron fuentes de la Cámara.

Se acaba el tiempo

Hasta la fecha, el PNV ha manejado todo lo relativo a la citada comisión de expertos con estricta discreción. Los canales oficiales de la formación vasca apuntaban ayer que los asuntos tratados en las reuniones siguen siendo confidenciales, de forma que no se pronunciarán hasta que concluya el proceso. Tampoco quiso opinar Iñigo Urkullu, protagonista del foro de Tribuna Euskadi celebrado en Bilbao: «Las cuestiones que afecten al PNV no me corresponden a mí responderlas», alegó el lendakari, que sin embargo puso en valor el trabajo de los juristas que trabajan en el nuevo Estatuto.

El tiempo, en cualquier caso, empieza a agotarse. La fecha límite acordada para que los representantes de los partidos presenten el borrador sobre nuevo estatus es el 30 de noviembre. La responsabilidad recaerá entonces sobre el Parlamento, que debería tramitarlo de forma exprés debido a la cercanía de las elecciones autonómicas, previstas para el próximo octubre.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!