Los museos izan la bandera de la lucha contra el cambio climático

Madrid Guardar

Dicen que el arte tiene un gran poder como elemento transformador de la sociedad. No es de extrañar, pues, que los grandes museos nacionales hayan querido sumarse a la celebración en Madrid de la Conferencia de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP25). Así, el Prado y WWF alertan del impacto que tendría el cambio climático a través de obras maestras de la pinacoteca. ¿Qué ocurriría si la temperatura del planeta aumentara más de 1,5ºC? Pues que el Felipe IV a caballo de Velázquez estaría con el agua al cuello, la Laguna Estigia pintada por Patinir se habría secado y los niños de Sorolla tomarían el sol en la playa junto a peces muertos.

El vecino Museo Thyssen ha instalado en su patio una espectacular obra del artista irlandés John Gerrard, «Western Flag (Spindletop, Texas)». Estará izada 24 horas al día hasta el 13 de diciembre. Es un proyecto de Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21) –fundación creada en 2002 por Francesca Thyssen-Bornemisza–, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura. La instalación es una simulación digital (realidad virtual), a tiempo real, de una bandera de humo negro (emite continuamente dióxido de carbono), ondeando en el lugar donde se perforó en 1901 el primer pozo petrolífero del mundo, en la localidad texana de Spindletop. El pozo está hoy agotado y abandonado. La que vemos no es una imagen real (no es una fotografía, ni una película), sino una «escultura virtual» realizada a través de un software o algoritmo informático. La pieza, adquirida recientemente por TBA21, fue encargada en 2017 por la televisión británica Channel 4 para conmemorar el Día de la Tierra.

John Gerrard, que no se considera un activista, sino «un artista, por encima de todo», explica que «Western Flag» es «un objeto de carbono para un mundo en llamas, un monumento para un siglo de consumo. Muestra el riesgo potencial que representa el CO2 en una imagen, una manera de representarlo políticamente». Francesca Thyssen-Bornemisza alerta de que «el cambio climático es una realidad. Falta acción política para un gran problema real. Es responsabilidad de TBA21 enarbolar la bandera de la huella de carbono cero. El petróleo debe seguir bajo tierra». Confía en que la obra de Gerrard «motive la determinación colectiva de exigir una regulación inmediata y vinculante de las futuras emisiones de CO2». Para Soledad Gutiérrez, quien se ha incorporado como comisaria de TBA21, esta instalación «visibiliza los restos de la actual producción industrial sustentada en el petróleo. La emisión descontrolada de CO2 ha contribuido al desgaste de la biodiversidad».

Por su parte, el fotógrafo Sebastião Salgado impartirá esta tarde en el Museo Reina Sofía una conferencia sobre la Amazonia brasileña en el marco de la Cumbre del Clima en Madrid.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!