Los lobos aumentan un 20 por ciento en la última década en Castilla y León

La población de lobos de Castilla y León sufrió un aumento del 20 por ciento durante la última década, siendo común en la zona cantábrica, Montes de León y Zamora, aunque en términos relativos, el mayor crecimiento se concentraría en el sur del Duero, sobre todo en Ávila y Segovia. Estos datos se extraen del libro «Lobos. Población de Castilla y León. Situación en España», una publicación de más de 200 páginas que tiene como cometido «ayudar» a conocer mejor al lobo y «aportar datos» para conservar una especie «apasionante, emblemática y, a la vez, conflictiva».

De esta manera lo aseguró ayer el coordinador del trabajo y biólogo, Mario Sáenz de Buruaga, durante la presentación del trabajo en Valladolid junto al director general del Medio Natural, José Ángel Arranz. Este último explicó que las aportaciones de este estudio y el análisis científico de los resultados convierten a la obra en «una referencia obligada» para los estudios del lobo.

La publicación contiene los datos acumulados del último censo nacional, que dio comienzo en el año 2012 y finalizó con cifras del 2014. Así, arroja un resultado de 297 manadas de lobos en España, de las que potencialmente 191 campeaban Castilla y León, a veces a caballo entre otras Comunidades. De ahí que el trabajo abordado en el censo regional 2012-2013 permitiera localizar 179 de esas manadas, 152 al norte del río Duero y 27 al sur. En este sentido, el biólogo explicó que hoy, en 2018, las investigaciones y recogida de datos llevadas a cabo por la Junta a través de su sistema Infolobo, ha permitido localizar en estos cuatro años no son menos de 10 nuevas manadas que se han encontrado «que no tienen por qué ser nuevas, se nos pueden haber pasado en el censo», explicó Sáez de Buruaga, ya que «es imposible inventariar una a una aquí y en cualquier lugar del mundo».

«El lobo no es una rata»

Asimismo, apuntó que en este tiempo son tres las manadas que han desaparecido de 2014 a 2018. «El lobo no es una rata, tiene patrones de colonización y supervivencia muy establecidos por su estructura social», argumentó ayer el biólogo, quien añadió que se hace «una ronda anual y un seguimiento muy potente» de la especie en cada una de las provincias de Castilla y León que «posiblemente sea la que está más mirada con lupa por todos los sectores», afirmó.

Respecto al trabajo de campo recogido en la base Infolobo, que ha servido de base de la publicación, fue realizado por los 578 agentes medioambientales y 106 celadores de medio ambiente, además de por los cuerpos técnicos de los Servicios Territoriales d las nueve provincias y el técnico especialista de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Todos ellos recorrieron un total de 50.000 kilómetros para aportar una «densidad de datos enorme», además de infografías y fotografías «muy potentes».

Caza en el norte

En cuanto a la suspensión cautelar que prohibe la caza del lobo al norte del Duero en la Comunidad, José Ángel Arranz aseguró que, por el momento, «sigue vigente» a la espera de que levante la paralización. Según apuntó el director general del Medio Natural, la intención de la Administración regional es que, en el momento que el juez anule la suspensión cautelar, «podamos seguir cazando lobos, si es posible esta temporada, que todavía nos quedan unos meses, y por supuesto en las sucesivas».

Arranz constató que su intención es «acatar» la resolución judicial. Sin embargo, aseveró que están «convencidos» de que están actuando «dentro de la legalidad, con poblaciones en crecimiento, sanas y estables, que permiten un aprovechamiento de las mismas y además eso nos ayudaría a mantener los daños más controlados». Por último, explicó que no pueden hace más que esperar a que el juzgado se pronuncie sobre esa decisión.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!