Los jugadores reconocen que «el ataque Ramos» les afectó

La derrota del Real Madrid no tiene más paliativos que la autocrítica realizada por los dos centrales del conjunto blanco, Ramos y Varane, pero los jugadores admitieron, en una reflexión pausada tras el partido, que « el caso Sergio Ramos» les afectó mentalmente en Ipurúa. Son personas y, aunque deben estar preparados para sobreponerse a todo, el jaleo mediático influyó. No es una justificación, porque deportivamente no la hay, como advirtió el capitán. Pero es una realidad humana.

«Quieren manchar mi imagen, me amenazaron desde hace mes y medio», señala el capitán ante las acusaciones vertidas por Football Leaks

El líder del plantel separó claramente los dos ámbitos, el litigio creado por Football Leaks y la goleada sufrida, para no mezclar las cosas. Implacable, directo, como es él. Sergio Ramos habló claro, que es lo que hace falta ante todos los problemas. No era un problema del nuevo entrenador. Ese no es el dilema.

El capitán del Real Madrid tenía previsto habla en Éibar para anunciar la extorsión que le quiso hacer Football Leaks y las medidas legales que sus abogados preparan por acusarle de dopaje, pero la derrota le obligó a dar la cara con las dos mejillas en dos vertientes desagradables, las acusaciones sufridas y el fracaso de Ipurúa. Subrayó las amenazas recibidas hace un mes respecto a la publicación de esas supuestas irregularidades en dos controles antidopaje. Y realizó una cruda autocrítica al equipo por la falta de actitud y ganas mostradas en Éibar. El capitán habló alto y claro.

Así juzgó el desastre sufrido en Éibar. Fue directo al grano del problema del Real Madrid: «Cuando el resultado es negativo entras en una dinámica que no puedes levantar. El equipo no se sintió bien, todo nos salió mal, a ellos les salió todo bien y hay que felicitar al rival. Pero no hay excusas, porque cuando no echamos las ganas de rival nos convertimos en un equipo vulgar. Hay que hacer autocrítica y mejorar. Cuando no tienes actitud todo es más complicado. Nos faltaron ganas. El equipo físicamente no está mal, sino que faltaron actitud y ganas. Ellos la tuvieron. Cuando no llegas a tiempo y no tienes la intensidad del adversario ocurre esto. Hay que estar junto cuando se gana y cuando se pierde». Fue una crítica rotunda al grupo por parte del jefe en el campo.

Dichas las cosas tan claras, Ramos atacó el litigio de las acusaciones de dopaje: «Es una tema difícil, complicado, que hay que destacar. Respecto a quien ha hecho esa acusación, actuaremos con mi equipo legal y tomaremos medidas. Siempre he cumplido y no he cometido ninguna irregularidad en los doscientos controles antidopaje que habré pasado en mi carrera».

Conocía lo que sucedió. Lo esperaba: «Nos avisaron hace mes y medio cuando nos amenazaron de la noticia. Sabíamos que iba a salir esto publicado y tomaré medidas porque quieren manchar mi imagen».

El jugador no admitió esas amenazas y estaba preparado: «Los que tienen que hablar son mis ayudantes y tomaremos medidas legales. Nunca he cometido ninguna irregularidad».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!