Los independentistas se niegan a admitir que en Cataluña haya un problema de convivencia

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha negado al Rey que en Cataluña haya un problema de convivencia y ha afirmado que el conflicto es «de democracia y de justicia», en alusión al discurso del Monarca de este lunes.

Lo ha dicho este martes en el cementerio barcelonés de Montjuïc durante la ofrenda anual ante la tumba del expresidente de la Generalitat Francesc Macià, que murió el día de Navidad de 1933, y ha ido acompañado por los consellers Jordi Puigneró, Miquel Buch, Damià Calvet, Laura Borràs, Àngels Chacón, Josep Bargalló, Teresa Jordà y Alfred Bosch.

Torra ha dicho que todavía espera del Estado una respuesta a la propuesta catalana de autodeterminación y ha recordado que esta situación se da ante un juicio a los presos soberanistas: «En estas condiciones no votaremos el presupuesto de España».

Desde las filas de ERC, el exconseller de Asuntos Exteriores y alcaldable para las municipales de Barcelona, Ernest Maragall, ha acusado a Don Felipe de alinearse «con la injusticia y la indignidad» y ha censurado que defienda «un patriotismo vacío».

Así se ha expresado Maragall también en la tradicional ofrenda floral en la tumba de Francesc Macià. El exconseller ha criticado la «insensibilidad, frialdad de corazón y sentimiento» del jefe del Estado, que ha contrapuesto a la figura de Macià, representante a su juicio «del concepto de dignidad y grandeza» y «la personificación de otra forma de entender el patriotismo».

Maragall ha comenzado su discurso afirmando que éste «no es un año más», sino que hoy vuelve a ser «una fecha especial» debido a que hay independentistas en prisión y dirigentes que han salido de España para evitar la acción de la Justicia, personas que «están pagando el precio de la indignidad», ha indicado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!