Los independentistas preparan el camino a los Presupuestos

Los Presupuestos ensayaron ayer una mayoría parlamentaria para poder salir adelante a través del apoyo de los independentistas catalanes, un día antes del primer Consejo de Ministros en Barcelona. El Congreso de los Diputados dio así ayer su visto bueno a la senda de déficit del Gobierno, lo que deja en manos del Senado decidir si aprobar los mimbres en los que reposan los Presupuestos de 2019 que el Ejecutivo presentará en enero o febrero.

El PSOE recabó los apoyos de los independentistas catalanes de PDECat y ERC, así como de PNV, Nueva Canarias, Compromís y Podemos. Precisamente el voto de la formación de Pablo Iglesias mantuvo el escaso suspense que podía haber hasta el final, aunque como era previsible su diputado Alberto Montero anunció en el Pleno su apoyo. «Vamos a votar afirmativamente aunque sea con la nariz tapada», sentenció Montero.

La senda de déficit de 2019 a 2021 eleva el objetivo del 1,3% del PIB aprobado por el Gobierno de Rajoy al 1,8% en 2019, y sienta las bases para fijar el límite de gasto no financiero, que el Ejecutivo acordó con Podemos subir de 119.834 millones en 2018 a 125.064 millones el próximo año. Esta senda ya tuvo el rechazo de la Cámara Baja en julio, pero ayer sí encontró apoyos.

Como describió la ministra María Jesús Montero, la senda engordará en unos 6.000 millones el margen de las administraciones para cumplir el déficit en 2019, siendo casi 2.500 millones para comunidades y para la Seguridad Social -dos décimas del PIB más de meta de déficit en cada caso- y de 1.200 millones para el Estado -una-.

Sin embargo, como admitió el propio Ministerio de Hacienda, esta senda tiene un período de vida corto, de siete días en concreto. Porque el próximo 27 de diciembre, el Senado tumbará estos objetivos por el rechazo del PP, que tiene mayoría en la Cámara Alta. Por ello el Ejecutivo quiere reformar la Ley de Estabilidad, para quitar esta capacidad de veto al Senado, pero esta descansa bloqueada en la mesa del Congreso por el PP. Con este escenario, Hacienda ya prepara unas cuentas con el objetivo del 1,3% del PIB que posteriormente remendará.

Así, en el Pleno del Congreso se escenificó un baile de apoyo futuro a los Presupuestos, a un día del Consejo de Ministros que se celebrará en Barcelona, pero con numerosas advertencias de los independentistas y de Podemos. El propio diputado de ERC, Joan Margall, basó su voto en «el espíritu navideño que parece que nos invade en los últimos días», aunque reseñó que son «conscientes de que este techo de gasto no saldrá adelante por el rechazo del PP en el Senado».

Cataluña de telón de fondo

El voto del PDECat se basa en que las comunidades de régimen común, entre ellas Cataluña, tendrán dos décimas más de déficit en 2019 con esta nueva senda, «470 millones más de gasto para la Generalitat», definió el parlamentario del grupo, Ferran Bel, quien también advirtió al Gobierno de que la propuesta que acordarían con el Ejecutivo sobre Cataluña «no pasa simplemente por un nuevo Estatut».

Pablo Iglesias, en los pasillos del Congreso, señaló que pese a que los acuerdos con el Ejecutivo le parecieron insuficientes, valora «la subida del SMI a 900 euros y mejorar la Dependencia» o las «mayores becas» que contienen las cuentas para dar su apoyo. El responsable económico de la formación, Nacho Álvarez, apuntó en TVE que este movimiento de los independentistas se podría entender como un «primer paso» hacia las cuentas.

Rechazos y reproches

Entre las comparecencias más duras contra el Gobierno, Ana Oramas, de Coalición Canaria, ha reprochado al Gobierno el aumento de inversión en carreteras en Cataluña y el rechazo a hacer lo propio en Canarias en asuntos como «la rehabilitación de Las Chumberas». Según Oramas, se tendrían que haber firmado 15 convenios pendientes en los Presupuestos de 2018 por importe de 476 millones de euros.

«Han vendido Canarias por una foto», acusó Oramas al Ejecutivo socialista, en referencia a la imagen que se tomarán Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra para escenificar una suerte de entendimiento con motivo de la «minicumbre» que celebrarán para contentar las demandas del Govern.

La senda de déficit, en fin, cosechó así 178 votos, de PSOE, Podemos, ERC, Pdecat, Compromís y Nueva Canarias, mientras que enfrentó 172 «noes» que pronunciarán PP, Ciudadanos, Bildu, Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN. El techo de gasto ya se prepara para pasar las Navidades en el Senado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!