Los goleadores recuperaron el poder en la Superliga: datos, marcas y curiosidades

Abila, Gaich y Borré, tres de los artilleros que se destacan en la Superliga Fuente: Archivo

Adolfo Gaich, el Tanque, tiene 20 a√Īos, es cordob√©s y mide 1,90m. Rubio, de ojos claros, prepotente desde el f√≠sico, r√ļstico con los pies y un artista en las alturas, suele ser un habitual citado en los seleccionados juveniles. Sudamericano y Mundial Sub 20, Juegos Panamericanos 2019, es una gu√≠a ideal para los corredores desde los costados y, tambi√©n, los que a√ļn se disfrazan de enganche. La pelota, por arriba o por abajo, acaba en el dominio de este cl√°sico N¬į 9 que admira a Robert Lewandoski, el polaco que es una referencia en su espejo. En San Lorenzo, mientras, esperaba. Lo espiaban, lo examinaban y lo dejaban a un costado.

Adolfo Gaich, el flamante goleador del Ciclón Fuente: LA NACION РCrédito: Fabián Marelli

Jorge Almirón, primero, y Juan Antonio Pizzi, más tarde, lo corrieron de la escena, por estilo, por gustos personales. Y San Lorenzo fue un tropiezo, entre otros asuntos, porque no marcaba goles. Ni Blandi, ni Bareiro. Con Diego Monarriz, un entrenador de la casa, Gaich es un protagonista. Seduce su esfuerzo, la lógica de la humildad. Días atrás, se supo que Milan hace cuentas y podría ofrecer unos 10 millones por el pase del delantero que en primera apenas actuó en 23 partidos -la mayoría como suplente- y anotó 6 goles.

“No le doy importancia a los rumores de una transferencia. Me enfoco en lo que sucede adentro de la cancha. De lo otro se ocupan el club y mi representante. Ahora me siento muy importante. Monarriz es un t√©cnico que me dio mucha confianza y yo espero responder con goles y con juego”, reflexiona el joven, el autor de los tantos de San Lorenzo en el triunfo por 2 a 0 sobre Patronato, uno de los N¬į9 que revierten la tendencia que hab√≠a eclipsado a la Superliga hasta la 9¬™ fecha, cuando el goleador era Bruno Pitt√≥n, otro de la escuder√≠a azulgrana.

El defensor, que juega de lateral izquierdo, era el artillero de la Superliga, con 5 tantos en 9 partidos. Nació en Santa Fe, se hizo conocido en Unión y tuvo un paso fugaz por Sportivo Las Parejas, club con el que logró el ascenso al Torneo Federal A.

Hoy, San Lorenzo es uno de los equipos que m√°s convirtieron, con 22 -la misma cifra sufri√≥ en su propio arco-, a 7 de River, el m√°s goleador y el √ļnico equipo que tiene un promedio de m√°s de dos goles por partido. Un torneo que no brilla por el gol, precisamente. Pero, al menos, a partir de los √ļltimos seis cap√≠tulos, recuper√≥ el poder de fuego de los goleadores. Y no solo por el Tanque Gaich. Con 8, encabezan la n√≥mina Rafael Santos Borr√© (River), Silvio Romero (Independiente, con un promedio extraordinario, en 9 partidos) y Nahuel Bustos (Talleres), una suerte de falso n√ļmero 9, de moda en el f√ļtbol mundial.

El colombiano recuper√≥ la estirpe en el √°rea rival, m√°s all√° de la exigencia f√≠sica que le demanda el estilo de Marcelo Gallardo. Marc√≥ en las semifinales contra Boca, de penal y anot√≥ en la final frente a Flamengo, en Lima. Desorientado Pratto, sin presencia en el √°rea el pibe √Ālvarez, Scocco se ofrece, una vez m√°s como una alternativa del N¬į9 talentoso, inoxidable. Con una joya, estableci√≥ el 3-2 el s√°bado pasado, frente a Newell’s, en Rosario, lleva 9 gritos ingresando en la parte final y es, con 36, el segundo goleador del ciclo del Mu√Īeco. Est√° a cinco de Lucas Alario y tiene dos m√°s que Borr√©.

Sus n√ļmeros son llamativos: actu√≥ en la temporada en 407 minutos, en diez encuentros -tres solamente como titular- y convirti√≥ cinco tantos. “Es el gol que menos disfrut√© en mi carrera”, describi√≥ Nacho, por su pasado en Newell’s. Tiene un sabor amargo, porque siempre corre de atr√°s, m√°s all√° de sus vaivenes f√≠sicos. Sobre todo por no haber sido parte de la final√≠sima. “Uno quiere jugar todos los partidos siempre. No me toc√≥. En un partido hay tres cambios y otros compa√Īeros que tambi√©n lo merec√≠an. A m√≠ no me toc√≥ y obviamente me doli√≥ mucho”, cont√≥. Los delanteros millonarios, de ayer a hoy, marcan la tendencia. Pero no son los √ļnicos.

Borré, el 9 que regresó al gol: lleva 8 tantos en el campeonato
Borré, el 9 que regresó al gol: lleva 8 tantos en el campeonato Fuente: LA NACION РCrédito: Marcelo Manera

En esta fecha, volvieron los centrodelanteros con el poder que parec√≠a ausente apenas un par de meses atr√°s. Dar√≠o Cvitanich, de penal, marc√≥ para Racing; Ram√≥n √Ābila y Santiago Silva anotaron en el choque de punteros que termin√≥ 1-1 en la Bombonera y Leandro Fern√°ndez convirti√≥ para V√©lez.

A pocos d√≠as de cumplir 39, el Pelado Silva reflexiona acerca del paso del tiempo y su -recortada- ferocidad en el arco adversario. “A esta edad, uno tiene el contagio. Si los chicos ven que un tipo de 38 a√Īos se rompe el lomo, es un contagio. Hoy me toca eso. No me toc√≥ convertir como quer√≠a, pero la verdad es que el equipo lo est√° haciendo muy bien. Estamos disfrutando y nos queda una fecha para poder terminar ah√≠ arriba”, cuenta el delantero de Argentinos, que refleja una s√≠ntesis de lo que ocurre en el f√ļtbol mundial: los n√ļmero 9 son los primeros defensores, ya no tienen la libertad de descansar en el √°rea adversaria.

Bustos, en Talleres, recibi√≥ √ļltimamente las asistencias de Dayro Moreno, un centrodelantero que -como tiene muy buena t√©cnica- tambi√©n suele retrasarse para habilitar a sus compa√Īeros: “Tiene todo el mapa de la cancha. Yo lo miro siempre y trato de marcarle el pase, busco atacar el espacio. Me desmarco y s√© que enseguida √©l tac, te filtra el pase para dejarte de cara al gol”. Moreno asisti√≥ en tres de los cinco goles de la T ante Godoy Cruz, en Mendoza (a Bustos, Men√©ndez y Fragapane).

La potencia de Abila, un cl√°sico frente a las redes rivales
La potencia de Abila, un clásico frente a las redes rivales Fuente: LA NACION РCrédito: Daniel Jayo

Hasta los primeros d√≠as de octubre, Pitt√≥n representaba la tendencia del f√ļtbol argentino: goles convertidos por defensores y volantes que dejan a un costado a los cl√°sicos n√ļmero 9. “Sabemos que es un lateral que llega al ataque y no es poca cosa que -jugando en esa posici√≥n- haga tantos goles. Lo hace muy bien y lo felicito. Es un orgullo ser el goleador, pero en este equipo se reparten los goles”, aseguraba Borr√©, sorprendido por esa tendencia. Hoy, est√° en la c√ļspide: se recompuso la l√≥gica.

Ahora, entre los 12 primeros artilleros, hay seis cl√°sicos goleadores. Un ejemplo: Pepe Sand (5 goles en Lan√ļs), el Morro Garc√≠a (5 tantos en Godoy Cruz) y Leandro D√≠az (5 gritos en Atl√©tico Tucum√°n). Los goleadores recuperaron el poder.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!