Los franceses hacen menos el amor que sus padres y abuelos

Según varios estudios sociológicos y científicos, los franceses de 18 a 29 años hacen mucho menos el amor que sus padres y abuelos, víctimas aparentes de una «liberación» que se ha transformado para ellos en «tiranía» o «indiferencia».

« Le Parisien» (popular independiente, no populista) consagra a esa evolución aparente de los hábitos o costumbres más íntimas un informe muy amplio que titula a doble página con tres palabras: «Generación NO sex».

Según un estudio internacional realizado por el «Institut General Social Survey» (IGSS), un 23 por ciento de los franceses de 18 a 29 años confiesan que no tuvieron relaciones sexuales durante el año pasado. Diez años antes, el 2008, solo un 8 por ciento de los franceses de la misma edad hacían la misma confesión.

La «liberación absoluta» y la multiplicación comercial de ofertas sexuales de todo tipo, a través de internet y las redes sociales, parece influir de manera significativa en los nuevos comportamientos de las mujeres y los hombres jóvenes, en Francia.

Según un estudio reciente del Ifop (instituto de referencia, en materia sociológica), un 55 por ciento de los franceses de menos de 35 años que «consumen» pornografía diariamente han tenido tienen «problemas de deseo» de manera permanente o «accidental».

Según Pia de Reilhac, presidenta de la Federación nacional de colegios de ginecólogos de Francia (FNCGF), las mujeres jóvenes quizá sean las primeras víctimas de los nuevos «comportamientos», y declara a «Le Parisien»: «Un número creciente de chicas jóvenes vienen a vernos y lo declaran rápido: sus amigos, novios o compañeros no las hacen felices, no les dan el placer que ellas desearían encontrar. Amigos, novios o compañeros no siempre comprenden que a las mujeres, jóvenes o menos jóvenes, no les gusta nada convertirse en menos objetos que “miman” posiciones o “juegos” que sus compañeros han “descubierto” a través de sus teléfonos móviles o a través de internet. Consecuencia… ellas se sienten decepcionadas, y, finalmente, ellos también. La pornografía está haciendo unos estragos lamentables».

El consumo de cine o series, a través de las nuevas plataformas de difusión, tampoco contribuye a mejorar la vida erótica o sentimental.

Según un estudio médico reciente, durante los últimos doce meses, el 36 por cientos de las mujeres y hombres franceses han «rechazado» una relación erótica íntima porque preferían seguir su serie preferida. La posibilidad de ver o seguir una o varias series «al mismo tiempo», a través de la tv y / o el ordenador, permite que las parejas vean por separado series distintas, dejando para otro día una relación íntima sustituida por el «consumo intensivo» de productos audiovisuales de muy distinta naturaleza.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!