los críticos plantan su constitución y Villares los abronca

El Consello das Mareas, el órgano ejecutivo de En Marea, se ha constituido este sábado después de unas elecciones primarias que dieron como ganador a Luís Villares, pero cuyos resultados sus rivales no reconocen. El ambiente de la primera reunión ha estado marcado por ese enfrentamiento. Como se habían anunciado, los elegidos por la candidatura de David Bruzos, apadrinada por Podemos, Anova, EU y los alcaldes rupturistas, han plantado la sesión para no legitimar, dicen, «una farsa cargada de malas prácticas y de comportamientos nada democráticos». Finalmente, de los 35 asientos que conforman la ejecutiva, han estado presentes solo los 21 afines a Villares.

El magistrado en excedencia ha hecho un intento por desviar el debate sobre la crisis interna de la confluencia hacia otros asuntos, como la proximidad de las elecciones municipales o las políticas de vivienda. Pero aún así no ha podido dejar pasar la difícil situación que atraviesa la marca -con conatos de ruptura- y ha abroncado el comportamiento del sector crítico: «La sociedad civil no puede esperar a que alguien decida sentarse en el Consello das Mareas. La sociedad civil no espera por nadie», ha advertido el ganador de las primarias, con un 60% de votos frente al 40% de Bruzos.

En su intervención ante la prensa, Villares ha hecho un llamamiento al «respeto» y a la «responsabilidad». «Respeto» para los inscritos que optaron por la lista de Bruzos y que no cuentan con representación en el Consello; y «responsabilidad» para con los ciudadanos que se han sumado a los «procesos de movilización social» y que esperan de En Marea «una respuesta política» a esas demandas.

Por lo demás, el magistrado en excedencia ha vuelto a tender la mano «desde ya» a la candidatura rival para lograr su participación en la dirección, y así resolver los problemas internos de puertas para adentro. «A la gente no le interesa lo más mínimo las diferencias internas», ha recalcado.

Sin embargo, la situación dista varias millas de la normalidad. «Entre todas», la lista de los críticos, ha emitido un comunicado mientras se producía la constitución del Consello en el que insisten que no reconocerán los resultados «mientras no se realice una auditoría independiente». De momento, han encargado una a un «perito externo». En Marea, por su parte, ha anunciado que el Colegio Oficial de Ingenieros Informáticos elaborará otra para solventar todas las dudas acerca de la limpieza del proceso.

Desde «Entre todas» aseguran que dentro del partido instrumental se ha impuesto un «auténtico estado de excepción» a raíz de la suspensión de las primeras votaciones, previstas inicialmente entre el 1 y el 3 de diciembre, que después se ha mantenido con las acusaciones sobre manipulación del censo o la expulsión de tres miembros del comité electoral (vinculados a EU).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!