Los cien minutos de furor de Caeleb Dressel, la estrella de los Mundiales

Cien minutos para lograr tres medallas de oro. Así fue el espectacular sábado de Caeleb Dressel, que dio un nuevo recital en la piscina de Gwangju, elevando a seis su número de títulos en este Mundial y a trece el total en su carrera.

Después de sus siete oros mundiales hace dos años en Budapest, que le permitieron igualar el récord de número de títulos en una misma edición de Michael Phelps (2007), Dressel (22 años) está a un paso de igualar esa gesta, en una edición que acaba el domingo.

La exhibición de fuerza del nadador de Florida comenzó con la final de 50 metros, donde se impuso con un tiempo de 21 segundos y 4 centésimas, lo que le convirtió en el más rápido de la historia en esta prueba sin tener en cuenta los resultados conseguidos con los bañadores de poliuretano que generaron una gran polémica en este deporte hace una década, antes del cambio de reglamentación.

Por detrás de Dressel quedaron en esa final el brasileño Bruno Fratus y el griego Kristian Gkolomeev, ambos plata ‘ex aequo’ pero relegados a más de cuatro décimas del ganador.

Apenas media hora más tarde, Dressel volvía a saltar al agua, en la final de los 100 metros mariposa, donde venció con 49 segundos y 66 centésimas, dejando al segundo a más de un segundo.

El viernes, en semifinales, Dressel había pulverizado el récord del mundo de Phelps en esa distancia (49.50 contra 49.86).

El ‘Dressel Show’ terminó con el relevo 4×100 metros mixto, donde Estados Unidos ganó con un nuevo récord del mundo (3:19.40), con la estrella del ‘Team USA’ como integrante del cuarteto. Australia (3:19.97) y Francia (3:22.11) no pudieron hacer nada ante el fenómeno de las piscinas.

Dressel eclosionó en el Mundial en Budapest 2017 y Gwangju 2019 está siendo su consagración.

«No fue fácil en 2017 y no lo ha sido aquí tampoco. Estoy contento de que haya terminado este sábado, ¡ya no tengo ganas de nadar más esta noche! Pero mañana estaré listo para nadar una última vez. Y rápido», prometió.

Y él mismo avisa de que tiene margen de progresión.

«Nunca he hecho una carrera perfecta en toda mi vida. Puede que no ocurra. Siempre se puede mejorar», subraya el prodigio de la natación, cuyo brazo izquierdo está saturado de tatuajes (un águila, un oso, una bandera estadounidense, unas naranjas…).

El domingo puede conseguir un séptimo oro y emular lo que logró en Budapest 2017, con el relevo 4×100 metros estilos.

El decimoquinto de Ledecky

La espectacular actuación de Dressel eclipsó el decimoquinto título mundial de Katie Ledecky, que consiguió su primer oro en Gwangju al ganar los 800 metros en estilo libre.

Ledecky, de 22 años, pudo distanciar al final a la italiana Simona Quadarella, a la que relegó a más de un segundo (8:13.58 contra 8:14.99).

Quadarella fue por lo tanto plata y el bronce fue para la australiana Ariarne Titmus (8:15.70), que había destronado a Ledecky el domingo en los 400 metros.

La estadounidense, cinco veces campeona olímpica, fue luego declarada baja para los 200 metros y para la final de 1.500 metros en Gwangju 2019 por motivos médicos. Pudo reaparecer para llevarse el título en los 800 metros.

Otra estadounidense, la joven de 17 años Regan Smith, sobrevoló la final de 200 metros espalda, una día después de haber batido el récord mundial de la distancia en semifinales.

Con un crono de 2 minutos, 3 segundos y 69 centésimas, no pudo mejorar su plusmarca, que había establecido la víspera (2:03.35), pero controló a sus rivales con autoridad.

En las otras finales del sábado, la sueca Sarah Sjöström se proclamó por tercera vez en su carrera campeona mundial de los 50 metros mariposa, mientras que Italia venció 10-5 a España en la final de waterpolo masculino.

La selección masculina española repitió así lo vivido por su homóloga femenina, que el viernes fue subcampeona al caer en la final contra Estados Unidos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!