Los candidatos hacen sus √ļltimas apuestas por el gran bot√≠n: el 30% de indecisos

Iglesias, Casado, Rivera y Sánchez, antenoche, tras el debate Fuente: AFP РCrédito: Javier Soriano

Muchos electores definir√°n su voto sobre la hora, lo que dificulta las predicciones en un escenario fragmentado

MADRID.- Abril lleg√≥ con una primavera m√°s tormentosa que lo habitual en Espa√Īa y, tambi√©n, con elecciones generales el pr√≥ximo domingo de complejo pron√≥stico en las que derecha e izquierda se sacan los ojos por ara√Īar votos entre el 30% de votantes que a√ļn se declara no decidido.

Una suerte de “partido”, el de los indecisos, que se mantiene consistente en ese alt√≠simo nivel, a pesar de que solo faltan tres d√≠as para la cita de 36 millones de votantes registrados a las urnas.

Si se convirtiera en “partido”, ese bloque de indefinidos estar√≠a casi en condiciones de ganar por s√≠ mismo la puja, ya que su porcentaje supera el caudal de votos que algunas encuestas otorga a agrupaciones que, hasta hace poco, eran mayoritarias, como el Partido Popular (PP) o el Partido Socialista Obrero Espa√Īol (PSOE). “Yo todav√≠a no estoy decidido por ning√ļn candidato y creo que me decidir√© sobre la hora”, es una idea repetida en las calles en las √ļltimas horas.

Luego de llegar al poder en junio pasado por una moción de censura con la que desalojó al expresidente de derecha Mariano Rajoy (PP), el socialista Pedro Sánchez se vio forzado a llamar a elecciones generales, en las que espera ser ratificado.

Pero la fragmentaci√≥n gana en el escenario electoral, si bien los sondeos lo dan como el candidato favorito para el domingo, en una fuerte puja por dejar atr√°s a la derecha, a la que presenta como poco menos que un demonio contra el que hay que establecer “un cord√≥n sanitario”.

Sobre todo, a partir de la irrupción en escena de la derecha radical de Vox, y la posibilidad de que conforme una alianza de hecho con el conservador PP y con los liberales de Ciudadanos.

El c√°lculo promedio sobre las encuestas difundidas el lunes pasado, √ļltimo d√≠a habilitado para su publicaci√≥n, otorg√≥ el primer lugar para el Partido Socialista Obrero Espa√Īol (PSOE) con el 29,9% de los votos.

El PP contin√ļa en segundo lugar, con el 21,4%, y le sigue Ciudadanos, con 14,6%. La cuarta posici√≥n es para la izquierda radical de Unidas Podemos, con 13,4%, y la quinta para la emergente derecha radical de Vox, con el 9,9%.

El 10% restante se distribuye entre fuerzas minoritarias. La distribución se hace sobre el total de opiniones afirmativas y sin considerar a los indecisos.

Se sabe, por tanto, que será necesario pactar para formar gobierno y es allí donde compiten dos parejas. La declarada y formal de la izquierda, entre PSOE y Podemos, por un lado, y la posible suma de partidos independentistas, incluidos los catalanes.

Del otro lado, la agrupación de hecho entre PP, Ciudadanos y Vox, que no está explicitada, pero que funciona ya de facto en el gobierno regional de Andalucía.

Si en algo coinciden estos tres partidos de dif√≠cil convivencia es en que pactar con “quien quiere romper a Espa√Īa” y “los traidores del golpe de Estado”, como definen al independentismo catal√°n, es el peor de los infiernos.

Disputa

Lo que parece descartado es la alianza con la que muchos so√Īaban y que sumaba al PSOE con los liberales de Ciudadanos. Ambos grupos dijeron que no estaban dispuestos.

Si bien es cierto que terminada la noche electoral mucho de lo prometido se olvida, y los que eran archienemigos de campa√Īa empiezan a mirarse de otro modo, es dif√≠cil imaginar que socialistas y los integrantes de Ciudadanos sean capaces de desandar el camino de ruptura.

“Yo con los que pactan con quienes rompen a Espa√Īa no voy ni a la esquina”, dijo Albert Rivera, l√≠der de Ciudadanos, en referencia a S√°nchez.

“No est√° en mi cabeza” una alianza con Ciudadanos, dijo, a su vez, el presidente espa√Īol, que aspira a seguir en el poder.

Ya se sabe que en política todo es posible. Pero ellos mismos parecen haber enterrado de antemano el puente con el que algunos se ilusionaron. La enemistad se les nota hasta en la piel.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!