Los británicos temen que el Príncipe Carlos haya contagiado a su madre, la Reina Isabel II

Guardar

El pasado 19 de marzo, Alberto Mónaco (62 años) dio positivo en coronavirus, tal y como confirmó el Principado en un comunicado oficial. «Su estado de salud no es preocupante. El Príncipe soberano está controlado por su médico y por especialistas del Centro Hospitalario Princesa Gracia», rezaba el mensaje. El hermano de la Carolina de Mónaco se convirtió así en el primer monarca infectado con la pandemia. Cuando saltó la noticia, en el Principado se habían dado tan solo diez casos de coronavirus.

Unos días más tarde fue el Príncipe Carlos de Inglaterra quien dio positivo en la prueba del coronavirus. En un comunicado se explicó que el heredero al trono, de 71 años, empezó a mostrar «síntomas leves» y se sometió al test al día siguiente. No obstante, según el texto, «por lo demás sigue con buena salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días, como de costumbre», mientras que su esposa Camila, duquesa de Cornualles, dio negativo. Desde ese momento, ambos se encuentran confinados en el castillo de Balmoral en Escocia.

Al conocerse la noticia, los británicos comenzaron a preocuparse por la salud de su monarca que cumplirá 94 años el próximo mes de abril, la Reina Isabel de Inglaterra, aunque desde el Palacio de Buckingham quisieron llamar a la calma al explicar que «Su Majestad la Reina sigue con buena salud» y que tanto ella como su hijo se vieron por última vez el 12 de marzo, y está siguiendo los consejos apropiados con respecto a su bienestar». La monarca y su marido, el Príncipe Felipe de Edimburgo, se mudaron al Castillo de Windsor para pasar ahí el confinamiento debido a la pandemia. Dentro del castillo, solo dos personas mantienen contacto con la Reina: su fiel mayordomo Paul Whybrew, conocido como «Tall Paul», y su asesora, confidente y estilista Angela Kelly.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!