Los arqueólogos hallan el Alcocer, donde el Cid venció en el campo de batalla a los musulmanes

Las excavaciones arqueológicas realizadas en el paraje de la Mora Encantada, en el término municipal de Ateca (Zaragoza), revelan que el yacimiento se corresponde con Alcocer, lugar en el que, según el Cantar del Mío Cid, Rodrigo Díaz de Vivar libró una batalla con los musulmanes tras ser desterrado por Alfonso VI, informa Efe. «Entre la historia y la leyenda estaba la batalla de Alcocer, hasta que la arqueología, como ciencia que otorga luz científica a la oscuridad del pasado la ha vuelto a situar» afirma Miguel Ángel Sabastro Román, uno de los miembros del equipo a ABC.

Alcocer, cuya pista se perdió hace siglos, tiene una «gran importancia en el cantar del Mio Cid». La campaña arqueológica de 2018, patrocinada por la Diputación de Zaragoza e y excavada por la empresa Arathea (Premio Empresa Socialmente responsable de la Unión Europea en el 2009) ha puesto de manifiesto «la importancia del yacimiento».

«Nadie puede negar que estamos en Alcocer», ha asegurado en rueda de prensa el director de la excavación, Sabastro, quien también ha resaltado que en el yacimiento, de unos 70 metros cuadrados, se han encontrado restos cerámicos «de lujo», como fragmentos de loza dorada de Calatayud, y hasta una habitación completa, todo fechado a finales del siglo XI, lo que refuerza la teoría de que el Cid pasó por allí en el 1081.

Esta habitación, con una construcción típica de bodega, podría haber sido un recinto para comer o preparar comida, ha señalado el arqueólogo, porque encontraron en ella una «acumulación» de restos de caracoles. El estudio del registro arqueológico cerámico ha permitido conocer la historia de un importante personaje dedicado a la Alfarería, puesto que una pieza suya ha aparecido con epigrafía árabe en cufico en la que aparece «obra de Ahmad» siendo una pieza de especial interés por ser única en la comarca y que refuerza la idea de importancia que tuvo el asentamiento en a finales del siglo XI.

También se ha descubierto una «redoma» o vasija con un «doble cuerpo anexo» para verter el líquido del interior que no es «típico» de Calatayud, a juicio de Sabastro, lo que apunta a que la zona formaba parte de una «importante» ruta comercial en la que se venderían artículos «de prestigio», como otro cerámico que hallaron con una epigrafía musulmana.

Además, el buen estado en el que se encuentran esta y otras piezas pone de manifiesto un abandono del lugar «muy precipitado» que podría encajar con una batalla como la que narra el Cantar del Mío Cid, ha indicado el arqueólogo, quien también ha matizado que no se puede contrastar totalmente la veracidad de la contienda, pero sí que el asentamiento sea el que menciona el poema.

Sabastro ha explicado que esta cuarta campaña de excavaciones se ha centrado en la parte oeste del poblado, aunque es «probable» que el yacimiento se extienda todavía más al oeste, y ha subrayado que las piezas no presentan contaminación alguna.

El propio nombre del paraje de la Mora Encantada, junto a las referencias a Alcocer en los archivos de los alrededores, fue lo que incitó a comenzar una investigación en el lugar ya en los años 80, ha admitido el historiador Francisco Martínez, quien también ha anunciado que se están planteando hacer el yacimiento visitable en un futuro.

La primera campaña tuvo lugar en 2004, bajo el patrocinio del Ayuntamiento de Ateca, y las siguientes se han realizado en los años 2016, 2017 y 2018, bajo el amparo de la Diputación Provincial de Zaragoza, en el marco del programa de actividades del Camino del Cid, que recorre más de 2.000 kilómetros de senderos y carreteras en España.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!