Los arqueólogos afirman que el cobre prueba la existencia y el esplendor del reino bíblico de Edom

De acuerdo con el Libro del G√©nesis (36:31), Edom fue el estado que existi√≥ ¬ę… antes de que cualquier rey israelita reinara¬Ľ, por lo que, seg√ļn los textos sagrados el reino edomita se estableci√≥ con anterioridad al siglo X a. C. Sin embargo, los registros arqueol√≥gicos siempre han llevado a varias interpretaciones, que en ocasiones han resultado hasta contradictorias.

Ahora, una nueva investigación concluye que la Biblia tenía razón frente a los historiadores que mantienen que este estado centralizado solo existió mucho después.

Un equipo de cient√≠ficos y arque√≥logos, dirigido por Erez Ben-Yosef del Departamento de Arqueolog√≠a y Culturas del Oriente Pr√≥ximo Antiguo de TAU (Universidad de Tel Aviv), y Tom Levy de la Universidad de California, San Diego, ha analizado los montones de escorias que dejaron las minas de cobre, con gran relevancia en el sur de Jordania e Israel, en el desierto de Arav√°. El metal, usado en la antig√ľedad para producir herramientas y armas, era el recurso m√°s valioso en el Oriente Pr√≥ximo.

Clave de la Edad del Hierro, la producción de cobre es un proceso complejo, que requiere diferentes etapas y niveles de experiencia. Los especialistas han descubierto indicios de que diferentes minas repartidas por la citada región lograron los mismos avances tecnológicos en las técnicas de fundición al mismo tiempo (siglo XI a. C., antes de la era de Salomón), por lo que es probable que todas ellas fueran administradas por una autoridad central.

Estos especialistas se√Īalan que esa autoridad s√≥lo pod√≠a ser la del estado de Edom, tal y como la Biblia establece. Seg√ļn sus textos, los edomitas eran los descendientes de Esa√ļ, hijo de Isaac y hermano de Jacob. La palabra ¬ęEdom¬Ľ significa rojo en hebreo que podr√≠a tener que ver con que, seg√ļn la tradici√≥n, Esau era pelirrojo, pero tambi√©n por el color que caracteriza a los paisajes de esa tierra (como la ciudad jordana de Petra).

¬ęSalto tecnol√≥gico¬Ľ

Esa tonalidad tambi√©n viene por los dep√≥sitos de cobre, que ha sido explotado en la regi√≥n durante milenios y, en especial, cuando la zona estuvo bajo dominio egipcio. La campa√Īa militar del fara√≥n Shoshenq I (el ¬ęShishak¬Ľ b√≠blico) saque√≥ Jerusal√©n en el siglo X a. C. Sin embargo, de acuerdo con el peri√≥dico The Times, esta nueva investigaci√≥n indica que la intervenci√≥n de Egipto en la tierra de Edom no estuvo acompa√Īada de destrucci√≥n. Antes al contrario, desencaden√≥ un ¬ęsalto tecnol√≥gico¬Ľ que incluy√≥ una producci√≥n y comercio de cobre m√°s eficientes.

Los an√°lisis de Ben-Yosef sobre la escoria de cobre, el desperdicio de la extracci√≥n de este metal por fundici√≥n, as√≠ lo indican, ya que muestran un claro descenso en la cantidad, lo que muestra que la producci√≥n se volvi√≥ m√°s eficiente justo cuando los egipcios entraron en la regi√≥n. ¬ęLos edomitas desarrollaron protocolos de trabajo precisos que les permitieron producir una gran cantidad de cobre con un m√≠nimo de energ√≠a¬Ľ, ha se√Īalado este especialista.

Este estudio apunta a que esa mejora fue introducida por Egipto: ¬ęComo consumidor de cobre importado, ten√≠a un inter√©s en racionalizar la industria. Parece que fueron un catalizador de innovaciones tecnol√≥gicas en toda la regi√≥n¬Ľ, ha aseverado este investigador.

Los faraones se retiraron de Edom alrededor de 1140 a. C. Sin embargo, la fundición de cobre continuó, y este estudio, publicado en Plos One, continuó utilizando la tecnología egipcia después y gradualmente mejoraron su rendimiento.

Para sorpresa de los investigadores, esas mejoras se produjeron simultáneamente en todas partes de la región, incluidos los dos principales centros de producción, a 60 millas de distancia el uno del otro, en las minas de Timna y Faynan.

Esta sincron√≠a sugiere que ya exist√≠a un cuerpo pol√≠tico general en la regi√≥n en este momento. ¬ęNuestros nuevos hallazgos contradicen la opini√≥n de muchos arque√≥logos de que el Arav√° estaba poblado por una alianza suelta de tribus, y son consistentes con la historia b√≠blica de que aqu√≠ hab√≠a un reino edomita¬Ľ, concluye el profesor Ben-Yosef. ¬ęUna floreciente industria del cobre en Arav√° solo puede atribuirse a una pol√≠tica centralizada y jer√°rquica, y esto podr√≠a ajustarse a la descripci√≥n b√≠blica de Edom¬Ľ.

Controversia

Israel Finkelstein, profesor de arqueolog√≠a de la Universidad de Tel Aviv que no form√≥ parte del equipo, ha disputado algunas de las conclusiones de esta investigaci√≥n. The Times recoge que este especialista insiste en que lo que est√° demostrado es que los residentes de Edom en ese momento eran n√≥madas, y solo se consolidaron en un reino mucho m√°s tarde. Como estado aparece en los registros del imperio asirio alrededor del a√Īo 800 a. C.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!