Los Amados celebran sus 30 años con su estética kitsch romántica intacta

Los Amados Fuente: LA NACION

El grupo de teatro musical, en un nuevo show, en el 25 de Mayo

Un saco azul cruzado, solapa ancha y bien entallado, fue la inspiración. Estaba colgado en el baño del monoambiente que Alejandro Viola y dos amigos, los tres estudiantes de Comunicación Social, alquilaron como oficina. En esa percha, hace 30 años, estuvo el germen de Los Amados.

“Abrimos una ‘boutique publicitaria’. El dueño del lugar vendía publicidad y nos alucinaba imaginar que para trabajar se ponía ese blazer espantoso. Cuando una amiga de la Universidad de Lomas de Zamora nos pidió que para su cumpleaños hiciéramos algo divertido, surgió darle una serenata. El saco nos disparó al jopo que se armaba mi viejo, el bigotito, un bongó, trajes de feria americana, un casete que alguno tenía en su casa del trío Los Panchos”, cuenta, otra vez Viola, aquella fundación mítica en un patio de Banfield. Todavía el revival romántico con Luis Miguel no había nacido y los boleros eran un almíbar vencido asociado a la novela de la tarde. Pero el universo descastado del arte y el buen gusto estaba en su momento de revancha, amparado por el paraguas cultural del kitsch y el camp: la teatralidad, el artificio, la exageración, la mentira, por qué no, como revelación de la verdad.

“En ese cumpleaños, en 1989, año de La Tablada, de Alfonsín y la híper, nos juntábamos estudiantes de Periodismo y Diseño, pero que también hacíamos teatro, danza, música. Resultó, la gente se río mucho y al otro día estábamos ensayando con más músicos. Nos inventamos la historia de un trío competidor de Los Panchos, siempre de gira”, recuerda Viola.

El grupo festeja su aniversario y éxitos rutilantes en el Teatro 25 de Mayo con el equipo integrado por algunos históricos y otros más recientes: Carolina Alberdi, Fernando Costa, Rubén Rodríguez, Oscar Durán, Wilson Ortiz, Matías Bahillo, Esteban Freydier y Laura Montini.

Las anécdotas son muchas. El Chino afiebró a algunas señoras que llamaron a su casa. “Menos mal que mi mujer, con quien estoy casado desde hace 27 años, es muy moderna y comprendió. Se enamoran del personaje, de esa intensidad, supongo. Y era gente conocida”, dice el caballero, sin revelar sus nombres.

El primer embarazo de Carolina Alberdi fue vivido mes a mes. “Muchos preguntan si soy travesti”, dice Aroma, la pianista muda. Y Don Cristino fue muy bien recibido por la actriz Cristina Alberó cuando los vio en el Maipo. Los invitó a su casa a cantar boleros. Todavía no fueron nunca.

Después de presentarse en reuniones familiares, la primera vez en un escenario fue para la segunda Bienal de Arte Joven, en 1991. “Fuimos a ver a Lalo Mir a la radio, que lo adorábamos, y le pedimos ayuda y se enganchó con presentarnos como un grupo latinoamericano de canción romántica. La gente empezó a preguntar quiénes eran esos tipos. Y la función se llenó. Ahí nomás nos salió Cemento, la misma noche que Los Twist y Los Auténticos Decadentes. La gente creyó que éramos los Twist disfrazados”, cuenta Viola.

“La evolución de Los Amados está asociada a mi carrera en Comunicación. En ese momento, estaba estudiando géneros discursivos, con una bibliografía muy crítica y apasionante de los medios de información y ficción. Por esos años aparece Almodóvar. Esa estética kitsch no es azarosa, tiene un por qué y ese análisis, esa precisión en cada objeto elegido me parecía muy importante. También quería entender qué idea tenía la gente del amor romántico, si solo era sufrimiento como pasa en los melodramas y en los boleros de separación. Nunca había risas”, revela el actor y cantante, que también buscó siempre ponerle humor a cada uno de sus espectáculos abandonando la idea trágica del amor para estar atentos a darle vida. “Cuando el Chino les pregunta a las parejas, eso sale, por más ridículo que sea el personaje. Las mujeres son más sinceras mientras los hombres miran para otro lado. Enterate de que el mundo cambió, ya no es ‘me la gané’ y listo, ahora descanso. Si no te salen las palabras, jugá”, concluye.

30 años. Rutilantes éxitos.

2, 3, 9, 10, 16, 17 de marzo, a las 20.

Centro Cultural 25 de Mayo, Triunvirato 4444. Desde $ 250.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!