Los alcaldes cargan contra Villares por la filtración de las donaciones

Desde hace un tiempo habían evitado valorar las decisiones de la dirección de En Marea y del propio Luís Villares pero la filtración a los medios en la que se reveló que los diputados de Podemos y Esquerda Unida incumplen con su obligación de donar el 50% de su sueldo a la confluenciaha hecho que los llamados «alcaldes del cambio» rompan su silencio. Tanto el regidor de Santiago, Martiño Noriega, como su homólogo en Ferrol, Jorge Suárez, le afearon ayer a la cúpula rupturista, controlada por el magistrado en excedencia, que hiciese público el incumplimiento de la carta financiera por parte de los parlamentarios críticos con su gestión a tan solo unos días de que arranque el proceso de votaciones para renovar la dirección de En Marea.

En concreto, la dirección del partido instrumental remitió un comunicado subrayando que los miembros del grupo parlamentario tienen un tope de ingresos netos que no puede superar los 3.000 euros al mes. Del importe que excede a esa cantidad, el 50% debe donarse al partido, tal y como recogen los compromisos asumidos por los miembros del grupo parlamentario, y la otra mitad puede dedicarse a asociaciones sin ánimo de lucro o a sus formaciones de origen. Aunque el incumplimiento de la llamada carta financiera por parte de los miembros de Podemos y EU era un asunto vox populi dentro de la confluencia, el escrito de la dirección rupturista sirvió para señalar con nombres y apellidos a los diputados incumplidores, en una maniobra que para el alcalde de Santiago es más propia de la «vieja política» que de un espacio como En Marea.

«Me parece que este tipo de filtraciones lo que buscan es, de alguna manera, agudizar las contradicciones del espacio, que sí que existen, en vez de positivizar. Lo que nos une es mucho más que lo que nos separa», subrayó Martiño Noriega. El alcalde de Ferrol, por su parte, apuntó que las campañas internas «deben centrarse en objetivos políticos y no en los ataques personales». En este sentido, invitó a la dirección capitaneada por el magistrado en exdecencia a dejar de «dar vueltas en el lodo» y de acudir al «y tú más» para centrarse en las propuestas que permitan enriquecer a la organización.

Propuesta de auditoría

Del mismo modo, David Bruzos, el cabeza de lista de la candidatura crítica con Luís Villares, salió en defensa de los diputados de Podemos y EU, y le afeó a la cúpula del partido instrumental el haber filtrado a los medios una información que no se les había facilitado a los inscritos «ni en tiempo ni en forma». En este sentido, el que fuera parlamentario de En Marea en el Congreso entre diciembre de 2015 y el verano de 2016 subrayó que, de salir vencedora la candidatura que encabeza, se compromete a «hacer una auditoría» en el seno del partido instrumental. En paralelo, Bruzos —inscrito también en Ourense en Común— aprovechó para cuestionar el rumbo «preocupante» de la dirección encabezada por Villares. A su entender, su gestión está convirtiendo En Marea en un espacio «cada vez más estrecho» en el que «cuesta más que la gente entre».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!