Lopetegui les lee la cartilla

El an√°lisis del d√≠a despu√©s, fr√≠o, pausado, sin el fragor de la batalla del S√°nchez Pizju√°n, fue tan directo como ¬ęeducativo¬Ľ en el Real Madrid. Este campeonato de Liga va a ser el m√°s igualado de los √ļltimos diez a√Īos. Los grandes est√°n muy estudiados t√°cticamente y se les buscan las cosquillas con guerras de guerrillas que triunfan bajo la premisa de una gran presi√≥n y un enorme esfuerzo f√≠sico, rematado por un contragolpe bien trabajado. El juicio interno de Lopetegui y su cuerpo t√©cnico es cristalino. El Gerona, el Athletic y el Sevilla aplicaron estrategias similares y pusieron en muchos aprietos al Real Madrid, que pudo remontar en Gerona, no pas√≥ del empate en San Mam√©s y perdi√≥ en Nervi√≥n.

Carvajal fuerza y quiere jugar; Marcelo e Isco, bajas. El canterano ha expuesto al entrenador que juega el derbi; el brasile√Īo se somete hoy a una resonancia

Las reflexiones del entrenador guipuzcoano el d√≠a despu√©s del 3-0 las conoc√≠an los l√≠deres de la plantilla desde la noche anterior. Sab√≠an que no hab√≠an competido en el primer tiempo. El responsable del Real Madrid profundiz√≥ ayer en los errores cometidos por sus pupilos. Y quiso levantar la moral de la tropa convirtiendo los fallos en lemas para ¬ęno caer en las mismas piedras¬Ľ. Lo intentar√° hacer sin Isco y Marcelo.

Lopetegui: recuperar el juego y la defensa total: El t√©cnico quiere que el Madrid vuelva al f√ļtbol de conjunto y al ¬ępressing¬Ľ de los diez hombres de campo

Lopetegui destac√≥ una norma: sus hombres deben volver a jugar como un equipo. Advirti√≥ que los jugadores olvidaron en Sevilla las m√°ximas que ha introducido en el grupo: moverse como un barco, todos conjuntados, sin individualismos. Estos son los puntos clave que el Real Madrid intentar√° recuperar ma√Īana frente al Atl√©tico.

Hay que presionar arriba

Los futbolistas del Real Madrid olvidaron el S√°nchez Pizju√°n la primera lecci√≥n t√°ctica de Lopetegui, ensayada desde el mes de julio: presi√≥n muy alta. Es cierto que el Sevilla juega en su campo con el arma del calor, que el mi√©rcoles era de 30 grados a las diez de la noche, pero tampoco sirve de justificaci√≥n para el preparador vasco. Sus jugadores no presionaron, ni arriba ni abajo. No mordieron al rival. Le dejaron tener la pelota, recibirla, tocarla y llegaron con facilidad al √°rea de Courtois, que se sinti√≥ fusilado, aunque realizara buenas paradas, como la que no evit√≥ el segundo tanto hispalense. Fue el principal suspenso del conjunto madrile√Īo: la dejaci√≥n de funciones entrenadas y exigidas como inviolables desde la llegada de Julen. Ya las hac√≠an en la selecci√≥n espa√Īola con √©l como responsable. En el derbi volver√° el ¬ępressing¬Ľ desde arriba.

Defender en bloque

El segundo problema que Lopetegui indicó es que sus profesionales aparcaron para otra vez la defensa en bloque. Es su segunda regla. Todos deben anular a su contrario particular. Cada uno se encarga de un adversario. Deben ejecutarlo todos a la vez, pues el trabajo destructivo en grupo sí obtiene resultados prácticos para robar el balón. Con él se crea la sensación de ser un equipo trabajado. Julen insistirá hoy en esa necesidad.

Concentración y orden

El cuerpo técnico incidió en este capítulo. El Madrid dio imagen de desconcentración en el Sánchez Pizjuán. Con el 2-0 muchos jugadores perdieron la disciplina en los marcajes y en las posiciones. Cada uno actuó de forma descontrolada, desarbolado, sin mantener un orden de equipo. Con la tortura del 3-0 en la retina, los defensores del Real Madrid subieron al ataque incluso a pares, sin que nadie cubriera atrás el hueco y la anarquía fue evidente. Esos riesgos costaron el tercer tanto. Lopetegui no desea que sus hombres pierdan los papeles, en ninguna circunstancia.

No ir a remolque

La falta de presión en momentos concretos de los partidos ha supuesto que cuatro equipos se hayan adelantado al Real Madrid en el marcador: Atlético (en la Supercopa de Europa), Gerona, Athletic y Sevilla. Julen Lopetegui quiere que sus hombres tengan como premisa hacer el primer gol de cada encuentro y, en todo caso, si el tanto no llega, sostener la eficacia defensiva para evitar ir a remolque de un resultado.

Bale necesita apoyo arriba

El gal√©s fue el √ļnico futbolista del Real Madrid que rindi√≥ en el S√°nchez Pizju√°n. Dispar√≥, penetr√≥ por las bandas, busc√≥ el gol y se sinti√≥ solo en diversas fases del encuentro de Sevilla, sin encontrar compa√Īero a quien centrar el bal√≥n o combinar en una jugada. Benzema ejerci√≥ m√°s de media punta que de delantero centro, un vicio de la era Cristiano, y Bale lo not√≥, desasistido. Lopetegui trabaja ahora para que el franc√©s juegue m√°s como ariete y sea el apoyo que el brit√°nico necesita en punta. Mariano ejerce como ¬ęnueve¬Ľ cl√°sico y el gal√©s sabe que siempre est√° ah√≠, en el punto de penalti. Con Benzema no tiene esa seguridad y sus centros no encuentran rematador en bastantes ocasiones.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!