Libros de texto y sue√Īos independentistas

En una autonomía muy lejana…

‚ÄúY entonces los condes catalanes le ordenaron al rey aragon√©s Jaume I que tomara la ciudad de Valencia y organizara una expedici√≥n para conquistar las Islas Baleares. El rey Jaume que era poco batallador e indeciso dijo que aquella misi√≥n era imposible, pero entonces se levant√≥ el conde catal√°n Torra i Puigdemont de Waterloo y le dijo que no temiera nada, ya que el ej√©rcito de escamots catal√°n le iba a acompa√Īar en aquella gesta que iba a marcar el origen de la corona catalana.

Esa corona dio lugar a una sucesión de héroes de la humanidad que contribuyeron al descubrimiento y conquista del nuevo mundo como fueron Cristóbal Colón, Hernán Cortes y Pizarro.

Siglos m√°s tarde, Espa√Īa, envidiosa del poder que hab√≠a desarrollado la corona catalana, organiz√≥ una guerra contra ella. As√≠, el que ser√≠a rey Felipe V de Borb√≥n, lanz√≥ a su ej√©rcito de mercenarios contra los bravos ciudadanos catalanes que tuvieron que rendirse al ser abandonados por el candidato austr√≠aco al trono de Espa√Īa.

Esa corona catalana vivi√≥ subyugada y maltratada por los espa√Īoles, pero se convirti√≥ en Rep√ļblica Catalana en 1934 cuando el entonces presidente de la Generalitat Llu√≠s Companys la proclam√≥ con el aplauso de todos los diputados del parlamento espa√Īol. Envidiosos del bienestar de la nueva Rep√ļblica Catalana, los sectores m√°s reaccionarios espa√Īoles organizaron un golpe de Estado que condujo a una guerra civil. Con la ayuda de cientos de miles de soldados fascistas alemanes e italianos, los sublevados vencieron en una guerra que si dur√≥ tres a√Īos fue por el af√°n batallador de los descendientes de la corona catalana que resistieron hasta el final. De hecho, el √ļltimo puerto en ser tomado por los fascistas fue el de Barcelona, donde los √ļltimos refugiados pudieron abandonar gracias al capit√°n de un carguero brit√°nico cuyo nombre era el Stanbrook.

-Perdone sr. Conseller, a m√≠ me cont√≥ mi abuelo que el √ļltimo puerto en ser tomado por los fascistas fue el de Alicante. Fue de su puerto donde parti√≥ el Stanbrook. El padre de mi abuelo estuvo all√≠ y le cont√≥ la historia.

-Sabes que no me gusta que me interrumpas cuando hablo y menos para decirme cosas sin fundamento. Ahora mismo que era cuando iba a seguir contando la historia del comando de los Pa√Įsos Catalans que consigui√≥ asesinar a Franco y devolver la democracia a Espa√Īa al obligar a Suarez a que abandonara sus intentos de mantener la dictadura. Todo esto ha sido objeto de un escrupuloso estudio por parte de los historiadores m√°s reputados de los Pa√Įsos y es lo que se va a publicar en todos los libros de historia en todos los colegios del sur de los Pa√Įsos, por supuesto una vez hayamos revalidado nuestro gobierno del Bot√†nic en las pr√≥ximas elecciones.

РSr. Conseller, permítame que insista, lo de Colón yo no me atrevo a decir donde nació, pero me parece que hay algunas cosas de la historia que propone que no parecen muy creíbles. Hay mucha documentación, imágenes, fotos y noticias de periódicos que lo contradicen.

Quim Torra y Carles Puigdemont en Waterloo (Bélgica) РEFE

-Te voy a hacer una pregunta ¬Ņa qui√©n crees a m√≠ o lo que ven tus ojos?, piensa detalladamente lo que vas a contestarme, querido asesor, si quieres seguir si√©ndolo.

-No me cabe ninguna duda, mi abuelo no tenía ni idea, seguro que lo del Stanbrook y Alicante fue un cuento que le contó su padre para que se abonara al Hércules.

-Perfecto, envía este texto a la editorial para que lo tengan preparado para el curso que viene.

-Si le parece, ordenaré también al gabinete fotográfico que retoquen algunas fotos de la marcha del Stanbrook para que se vea claramente que sale de Barcelona.

-Fant√°stico, cuando vean nuestros libros de texto en las Islas Baleares, se dar√°n cuanta que se han quedado muy cortos.

La historia es la que es, es muy posible que admita interpretaciones de los motivos que condujeron a sus protagonistas a tomar determinadas decisiones, pero se miente cuando se falsean hechos contrastados. Desgraciadamente nos estamos acostumbrando a ello. Ya me parece mal que algunos historiadores, por ejemplo, afirmen que la famosa guerra de sucesi√≥n realmente fue una guerra de independencia catalana, pero es muy grave cuando estas invenciones pasan a formar parte de los libros de texto de nuestros j√≥venes con un claro prop√≥sito de generar ciertos sentimientos. En Catalu√Īa estas acciones son habituales dadas las sucesivas omisiones de su responsabilidad por parte de los gobiernos socialista y popular. Ahora en las Islas Baleares se ha empezado con esta l√≠nea. A m√≠ no me gustar√≠a nada que este modelo se propagara como una epidemia a nuestra Comunidad. La formaci√≥n de las nuevas generaciones debe generar una mente cr√≠tica, pero jam√°s se debe construir desde la mentira.

Fernando LlopisFernando Llopis

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!