Levantan los reparos de seguridad a las primarias de En Marea

En Marea avanza en la reactivación de sus convulsas elecciones internas. El comité de garantías de la formación —controlado por afines al actual portavoz Luís Villares— dio el visto bueno al nuevo sistema de votación contratado para realizar la elección telemática de la que saldrá la nueva cúpula de la confluencia. Tras levantar los reparos existentes en un inicio, y que obligaron a suspender el proceso el pasado 30 de noviembre, será el comité electoral del partido instrumental el que deba fijar un calendario para que se materialice la votación. Con todo, la posibilidad de celebrar las primarias de la formación en un horizonte próximo no ha calmado las aguas en el seno de la confluencia. Ayer tres de las principales patas de En Marea —Podemos, Esquerda Unida y Anova— arremetieron duramente contra la actual dirección encabezada por Villares, a la que acusaron de ir en contra de la legalidad del propio partido.

El detonante de sus críticas ha sido la revocación de los tres miembros del comité electoral que presuntamente entraron de manera irregular al censo de la formación sin estar autorizados. Tras ser destituidos por parte de la comisión de garantías, uno de los miembros del comité electoral próximo a Villares introdujo en el grupo de mensajería instantánea utilizado por este ente a tres suplentes de la lista, afines al magistrado en excedencia, un hecho que ya ha sido denunciado por parte del llamado sector crítico ante la Guardia Civil y que ha desatado la ira de los principales socios de En Marea.

A través de un comunicado, Esquerda Unida manifestó que tras este suceso el comité electoral no está «legitimado» para tomar ningún tipo de decisión, poniendo en cuestión las «garantías democráticas» del proceso. La formación que encabeza Eva Solla culpa de esta situación a la dirección encabezada por Villares a la que acusa de«poner en peligro» las primarias «como respuesta y expresión de una derrota política». En el mismo sentido, desde Podemos instaron a «restaurar inmediatamente la legalidad» en el proceso electoral y apuntaron que no se puede celebrar ninguna votación interna sin las «garantías de limpieza, transparencia y equidad» necesarias. La formación morada reclama la readmisión de los tres miembros del comité electoral revocados y acusa a Villares de convertir En Marea en un partido «a su medida» y «enfrentado» a las fuerzas de unidad popular.

Por último, desde Anova acusaron al magistrado en excedencia de instalar «un estado de excepción» en la confluencia para «desmovilizar» al electorado y avanzaron que hoy mantendrán una reunión para aclarar si elevan sus medidas de presión contra la actual cúpula rupturista.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!