Le Parc, vanguardia en presente

Un afiche que reproduce una obra geom√©trica temprana de Julio Le Parc anuncia sobre la avenida C√≥rdoba la muestra Transici√≥n Buenos Aires-Par√≠s 1955-1959 en la que puede atisbarse la g√©nesis del cinetismo y el op art que marcar√≠an las seis d√©cadas siguientes del artista nacido en Mendoza en 1928. La muestra del Museo Nacional de Bellas Artes arma constelaci√≥n con la megamuestra del CCK (m√°s de 160 obras) por la que ya desfilaron 180 mil personas desde su inauguraci√≥n en las √ļltimas vacaciones de invierno. Es la muestra r√©cord del ex Palacio de Correos desde su inauguraci√≥n en 2015.

En agosto de 1967, Le Parc hab√≠a batido otro r√©cord pero en el Instituto Di Tella cuando, despu√©s de ganar el Gran Premio Internacional en la Bienal de Venecia, Romero Brest le abri√≥ las puertas a su primera retrospectiva. Esa muestra de Julio Le Parc fue vista por 159.287 personas entre el 1 y el 20 de agosto, cinco veces m√°s que La Menesunda de Marta Minuj√≠n y Rub√©n Santanton√≠n, cuyo folklore oral evoca multitudes. Junto a una muestra de grabados de Picasso, las piezas cin√©ticas de Le Parc fueron lo m√°s visto por los porte√Īos en esos a√Īos que fueron de la democracia proscriptiva de Illia a la dictadura plena de Ongan√≠a. Le Parc llegaba a todas las casas a trav√©s de la tele: Telenoche le hab√≠a dedicado un programa especial que dispar√≥ la concurrencia a Florida 936.

Pasaron 52 a√Īos y la convocatoria que Le Parc est√° teniendo en el CCK y el MNBA no sorprende a nadie; a esta altura el hombre de humor √°cido es una leyenda viva del modernismo argentino (aunque haya realizado la mayor parte de su obra en Par√≠s, es nuestro). El pa√≠s es otro, mal o bien llevamos tres d√©cadas votando el presidente que queremos y se pueden pegar afiches anunciando muestras en la v√≠a p√ļblica. ¬ŅAcaso antes no se pod√≠a? Lo que sigue ilumina el contexto en el cual Le Parc cautiv√≥ a los porte√Īos en forma masiva.

El Di Tella contaba con un arma mort√≠fera que era el departamento de dise√Īo gr√°fico a cargo de Juan Carlos Dist√©fano con el aporte de Rub√©n Fontana, Juan Andralis y el fot√≥grafo Humberto Rivas. De una salita peque√Īa que Fontana evoca como “villa miseria”, sal√≠an las piezas que revolucionaron la comunicaci√≥n cultural en el pa√≠s. Vistos hoy esos programas de mano, cat√°logos y afiches tienen la rara cualidad de la vanguardia: se ven contempor√°neos y al mismo tiempo definen su tiempo. Para la muestra de Le Parc, Fontana y Dist√©fano pensaron un afiche que, como todos, explotaba la potencia pura de la tipograf√≠a al tiempo que asimilaba la b√ļsqueda √≥ptica del mendocino. Las letras de la palabra “Le Parc” reverberaban como en un espejismo del desierto o como bajo los efectos de una droga lis√©rgica.

Seg√ļn recuerda Fontana, los afiches de v√≠a p√ļblica del Di Tella deb√≠an pasar por la revisi√≥n de un organismo municipal. Para agosto de 1967 las cosas entre Florida 936 y el Onganiato empezaban a ponerse picantes. El caso es que un funcionario objet√≥ el hipn√≥tico afiche. No por su efecto levemente psicod√©lico, nada de eso. Sino porque reg√≠a en Buenos Aires una resoluci√≥n que prohib√≠a pegar carteles en “idioma extranjero”. Enrique Oteiza, entonces director del Instituto, intercedi√≥ para explicarle a la Municipalidad que se trataba del apellido de un artista argentino consagrado en el mundo, pero no hubo caso. Resignados, consiguieron que el afiche se pegara en las cercan√≠as del Di Tella con la muestra muy avanzada. Acaso el bur√≥crata an√≥nimo solo estaba ejecutando el plan maestro del artista: que la obra de arte se despojara de toda autor√≠a para impactar por sus cualidades expresivas.

Justicia po√©tica entonces, el afiche que hoy anuncia la muestra del temprano Le Parc en Bellas Artes parece estar atr√°s de la pieza de Dist√©fano y Fontana en la forma de comunicar cultura en Buenos Aires. En t√©rminos de dise√Īo es tibio, conservador, y no hace m√°s que convocar al otro en su calidad de fantasma gr√°fico que, m√°s que una muestra, estaba promocionando la vigencia de Le Parc en el siglo XXI.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!